Solange Lackington: El quirófano es "una necesidad, de lo contrario sería estrés innecesario"

La obra del dramaturgo Juan Radrigán “Redoble fúnebre para lobos y corderos”, fue seleccionada para presentarse en el Festival Santiago A Mil. En ella la actriz de 50 años dio vida al monólogo “Isabel desterrada en Isabel. Con treinta años de oficio y estudios en la Universidad Católica, Solange se ha reinventado como actriz, y tiene 5 hijos.

 

 

Imagen foto_0000000120130115150229.jpg

Un truco infalible de belleza:
Beber mucha agua.

¿Y algún secreto casero?
Siempre limpiar muy bien mi rostro antes de dormir.

¿Te fijas en el jabón que usas?
Sí. Para el cuerpo, siempre uso en base a glicerina, y ojala cítricos. Pero para el rostro no uso jabones. Sólo un buen exfoliante una vez a la semana, y un buen limpiador facial dos o tres veces al día.

¿Cambias con frecuencia el shampoo?
Como el pelo también debe tener cuerpo, brillo, sedosidad, humectación, y merece especiales cuidados, cambio de shampoo de acuerdo a la época del año.

¿Lápiz de ojo o delineador líquido?
Ambos, según la ocasión.

Pasar por el quirófano: ¿necesidad u opción?
Necesidad. De lo contrario me parece un estrés innecesario que no evita lo inevitable, que es el paso de los años.

¿Perfume cítrico o dulce?
Generalmente, cítricos.

Accesorio que nunca te quitas:
Mi argolla de matrimonio.

¿Qué es lo que más destacas de tu look?
Decir que tengo 50 años no me da pudor. Me he sabido reinventar con el tiempo, por lo tanto, destaco mi esencia de mujer, que me permite variar mi look, según los acontecimientos de la vida.

Tu mayor placer estético:
Masajes y baños de tina.

Te vas a un reality, y sólo puedes llevar 4 productos o elementos de belleza, ¿qué eliges?
Mi almohada, un espejo, mis cremas y una pantalla solar.