Para esculpir el cuerpo: 10 tratamientos milagrosos bajo la lupa

El verano ya se va, pero a muchas les dejó como recuerdo algunos kilitos de más. Por eso, es muy probable que por estos días recurramos a dietas o tratamientos que nos den una manito en nuestra misión de bajar ese peso extra. Analizamos algunas de las terapias más comunes, para que sepas qué esperar de ellas, realmente.

 

Imagen foto_0000002320121227133801.jpg

Por Jessica Ramos V.

Aunque duela, la verdad es que no existen tratamientos milagrosos para reducir talla; todos deben ir acompañados de persistencia, disciplina, autocontrol y ejercicio. Por lo mismo, para que no vayas a crearte falsas expectativas, reunimos algunos datos prácticos que debes saber antes de someterte a algún tratamiento corporal no invasivo.

1. Yesoterapia

– De qué se trata: Es un tratamiento milenario y estético que funciona mediante la aplicación de vendas de yeso lipolítico que aumentan la temperatura en una zona localizada y que permite la absorción de ingredientes que ayudan a la quema de grasa corporal. Además, ayuda a la disminución de celulitis. En este proceso se incluyen masajes reductores y aplicación de cremas.

– Beneficios: Permite disminuir tanto peso como volumen corporal; vale decir, logra la eliminación de grasa localizada en diversas zonas del cuerpo como cintura, abdomen, glúteos y brazos .

– ¿Funciona? Este tratamiento, si no es acompañado por una alimentación balanceada y de una rutina de ejercicios, no sirve de nada, aún cuando es posible ver resultados después de la primera sesión. También es importante señalar que la aplicación debe ser realizada por expertos, en lugares establecidos y con ingredientes autorizados; de lo contrario se puede estar bajo riesgos como quemaduras, atrofia muscular y hasta intoxicación.

2. Mesoterapia

– De qué se trata: Es una técnica estética que se alza como una alternativa a la liposucción y que permite eliminar grasa y combatir la celulitis. Se trata de micro-inyecciones con mezclaz de vitaminas, aminoácidos y medicamentos en el área que se quiere reducir.

– Beneficios: Disuelve la grasa en la zona tratada, reduce la celulitis, modela el cuerpo y mejora la calidad de la piel.

– ¿Funciona? No es efectivo para todas las personas, ya que en ciertos casos puede producir náuseas y mareos, y mal aplicado puede generar hematomas. Además, no se aconseja para personas que tienen problemas al corazón, gastritis, enfermedades al hígado, riñón y tampoco para embarazadas o mujeres en período de lactancia. Debe  ser acompañado por una dieta y rutina de ejercicios para que sea realmente efectivo.

3. Masajes reductivos

– De qué se trata: Es una técnica de estética corporal que permite modelar el cuerpo, reducir centímetros y peso.

– Beneficios: Ayuda a disminuir los excesos de grasa en distintas zonas del cuerpo y a reducir hasta una o dos tallas, y entre 1 y 4 centímetros de cintura. Además, elimina toxinas.

– ¿Funcionan? Se suele pensar que los masajes reductivos reemplazan una alimentación sana, ¡error! Es sólo un complemento para lograr el fin mayor: bajar de peso. Por eso es importante el consumo diario de agua y una disciplinada rutina de ejercicios. Los resultados de estos masajes, si no son acompañados por lo anterior, no tendrán una larga duración, por lo que es muy posible que la persona vuelva a subir de peso.

4. Liporadiodilución

– De qué se trata: Es uno de los tratamientos no quirúrgicos más modernos en el mercado. Se trata de inyecciones que son aplicadas a la zona a tratar y que contiene un suplemento alimenticio llamado fosfatidilcolina.

– Beneficios: Reduce y modela zonas como brazos, espalda, rodillas y caderas.

– ¿Funciona? Este tratamiento no sirve para bajar kilos; de hecho, lo más probable es que el paciente se mantenga en su peso. Se trata de algo complementario que puede ser utilizado cuando se está sometida a una dieta balanceada, ya que ayuda a disolver aquella grasa que no se ha logrado bajar mediante el régimen alimenticio.

5. Termoterapia

– De qué se trata: Es la aplicación de calor que permite un cambio a nivel lipolítico, lo que genera un aumento de la temperatura interna corporal.

– Beneficios: Permite la reducción del colesterol, del nivel de grasa y la pérdida de volumen y peso.

– ¿Funciona? Esta terapia debe ser complementada con cremas reafirmantes –para que la piel no quede suelta–, una rutina de ejercicios y una dieta baja en calorías. Vale decir, si la persona no se alimenta bien, al poco tiempo volverá a ganar peso. Es importante señalar que esta técnica no es apta para quienes padecen de problemas cardíacos.

Sigue > >