¡No te equivoques! Claves para elegir una correcta máscara de pestañas

Los expertos en maquillaje señalan que si hay algo ante lo que desconfiar es ante una máscara que prometa demasiados beneficios, debido a que cada fórmula específica trabaja un efecto determinado. Por lo tanto, antes de cualquier compra, hay que saber qué mirada queremos conseguir.

Imagen

En general, cuando buscamos maquillaje para las pestañas, nos encontramos con tres tipos de máscaras: las que las alargan, las que aumentan su espesor o las que dan un mayor volumen. No obstante, hay otros productos complementarios que incorporan ingredientes hidratantes y fortalecedores para las pestañas más frágiles.

Pero, además de la fórmula, escoger el cepillo adecuado será determinante para decidir el efecto que queramos conseguir: los cepillos curvados y los flexibles pueden trabajar más cantidad de pestañas y llegar más profundamente a la raíz, mientras que un cepillo recto será más útil para llegar a la esquina de los ojos. Aunque estos dos son los más usados, existe también un peine de pestañas, que además de separarlas, consigue que estén más espesas en la raíz pero definidas en las puntas. Un efecto similar es el que consiguen los cepillos con cerdas de plástico, que separan las pestañas y dejan menos grumos que las opciones anteriores.

Por otro lado, el color preferido en las máscaras suele ser unánime: el negro funciona para todo tipo de ojos, ya que es el que mejor destaca el efecto deseado. Sin embargo, combinar colores puede dar looks más atrevidos y originales y, en este sentido, se recomiendan los tonos púrpuras para ojos verdes, azules y los tonos miel. En cambio, los maquillajes azules y verdes ofrecen un excelente contraste con los ojos más oscuros.

Otra de las opciones que encontramos en la oferta de máscaras es que sean resistentes al agua. Como ocurre con los labiales permanentes, este tipo de maquillaje puede ser muy útil, aunque también una mala elección en el momento de retirarlo. Los maquilladores aconsejan usarlo solo en ocasiones puntuales, como en un evento emotivo o en una jornada de lluvia, pero no para el día a día.

Por último, no hay que olvidar tener a mano un buen limpiador para retirar la máscara, ya que el maquillaje de ojos es uno de los que causa más infecciones en función de su calidad y de cómo se conserve. Los profesionales señalan que las fórmulas de limpiadores que contienen aceites son los más efectivos para dejar el ojo sin ningún resto de maquillaje, algo tan importante como una buena aplicación.

Fuente: Bangshowbiz