¿Flacidez y celulitis? Descubre la última tecnología para tratar este problema

Se llama Body Tite y usa la RFAL (Radio-Frequency Assisted LipoTightening), que permite reducir los acúmulos de grasa y al mismo tiempo tonificar la piel de la zona tratada.

%%fotocuerpo1%%

La operación estrella más demandada por la mayoría de las mujeres es la liposucción. Este procedimiento fue inventado por el ginecólogo italiano Giorgio Fisher, hace 36 años, y aplicado con fines estéticos a partir de 1977. Si bien es cierto que los resultados han sido positivos, también presentan un inconveniente: la falta de elasticidad que aparece como una de las contraindicaciones más frecuentes en este tratamiento.

Como alternativa al procedimiento tradicional, ha surgido un nuevo avance en este tipo de cirugías: el Body Tite, que usa la radiofrecuencia para reducir los acúmulos de grasa.

Según explica el doctor René Flores, cirujano plástico de la Clínica RFA (www.clinicarfa.cl), la liposucción con radiofrecuencia lo que hace es que, con la ayuda de energía térmica de precisión regulada generada por ondas de  radiofrecuencia, derrite (procesa) las células de grasa al mismo tiempo que coagula los capilares de la zona tratada, eliminando el sangramiento.

Explica, además, que esta tecnología permite la formación de colágeno en la hipodermis, produciendo un efecto de "estiramiento" de la piel,  con lo cual se logra tratar la piel laxa y la odiosa "celulitis".

Respecto de las ventajas en relación a lipoescultura tradicional y de la liposucción con láser, permite liposucciones mayores con menores riesgos y tratamientos simples con períodos post-operatorios más breves e indoloros.

Según aclara el especialista de la Clínica RFA, los diversos tratamientos anti-celulíticos se realizan por medio de técnicas de rayo láser, sistema que no controla la temperatura, calienta un volumen reducido de grasa y se realiza muy lentamente. Esto impide el control constante de la temperatura y presenta un elevado riesgo de puntos calientes y necrosis dérmica.

Otro gran beneficio de esta técnica  es que permite tratar la "celulitis" con reafirmación significativa de la piel en la zona tratada.

Con ello, se amplían las indicaciones de liposucción. Antes muchos pacientes requerían de abdominoplastia o lifthing de brazos, pero con esta máquina se benefician de cirugía menos invasiva con reinserción a la vida normal muy breve.

Esta técnica está especialmente indicada para el abdomen, las piernas, la cara anterior de los brazos y los glúteos.

El tiempo que se emplea en la intervención es de 20 minutos en el caso de los brazos o la papada. En el abdomen 30 minutos. En las caderas fluctúa entre 1 hora a 1 y 1/2.

¿Cómo funciona?

Imagen

Durante la lipoescultura con radiofrecuencia, se introduce una cánula delgada equipada con electrodos que suministra ondas de radiofrecuencia  paralelamente por debajo de la piel y sobre la superficie de esta. Entre ambos se crea la Radiofrecuencia. El electrodo que trabaja sobre la superficie de la piel va midiendo la temperatura para mantener los rangos de seguridad pre-establecidos.

La máquina cuenta con un circuito de control, que permite medir la temperatura de la piel durante el tiempo que dure su aplicación. Los parámetros del aparato se ajustan de modo que el sistema alcance los 40 grados necesarios para disolver la grasa y mantenerlos durante el tiempo que se considere conveniente, así la temperatura de la epidermis está monitorizada con una cámara termal y confirmada por un termómetro infrarrojo.

Ventajas de esta tecnología:

-Capacidad para calentar uniformemente tanto las zonas térmicas pequeñas como grandes.

-Mayor velocidad y uniformidad.

-Capacidad para mantener el nivel térmico deseado durante el tiempo necesario.

-Permite una aspiración poco traumática de la grasa.

-Menos dolores post-operatorios.

-Reduce el volumen de las hemorragias.