Cómo sobrevivir a un mal corte de cabello

Cortarse el cabello es una terapia antidepresiva muy sana y realmente efectiva. Sin embargo no siempre funciona como lo esperamos, especialmente si tú misma eres la artista que se encarga del cambio de look.

Cortarse el cabello es una terapia antidepresiva muy sana y realmente efectiva. Sin embargo, no siempre funciona como lo esperamos, especialmente si tú misma eres la artista que se encarga del cambio de look.

Hace unos meses decidí cambiar radicalmente, no tenía dinero para pagar una peluquería así que me animé, tomé las tijeras y comencé mi obra. El resultado fue increíble, me sentía totalmente renovada. A todos les gustó. Pero como nada dura para siempre el cabello creció y el corte original comenzó a deformarse.

Hice como que no me daba cuenta del asunto hasta que ya el cabello me creció tanto que me podía hacer una pequeña colita. Así que un día con pleno síndrome premenstrual tomé nuevamente las tijeras, quise arreglarlo pero esta vez no fue como la anterior. Luego de unos minutos intentando lograr el look original me di cuenta que me estaba cortando demasiado, me veía igualita a María Expropiación Petronila Lascuráin y Torquemada de Botija, más conocida como la Chimoltrufia. Atroz.

Ahí comenzó el drama y lágrimas salieron de mis ojos instantáneamente. Me miré nuevamente y era un completo desastre. Pero no me podía echar a morir porque tenía una cita esa misma noche, así que rápidamente debí encontrar una solución.

Pinches, no pinches cabrones, sino horquillas que afirmarán todo el pelo fueron la mejor alternativa, principalmente por su rapidez. Me puse unas 10, así y todo se me salían algunos mechones por los lados. Lo bueno fue que el chico ni siquiera se percató de mi problemita o quizás no me quiso decir nada. Pero sin duda no le molestó, ni me encontró horrible como era mi percepción del corte.

Pensé en la alternativa de un pañuelo pero no tenía ninguno del tamaño preciso para no parecer rastafari. Los cintillos también fueron buenos para sobrevivir a este pésimo corte. También es recomendable aplicar crema de peinar que te ayudará a moldearlo como quieras.

Creo que las horquillas fueron la mejor solución durante unas semanas, digo unas semanas porque mágicamente mi cabello en solo 14 días creció bastante y me permitió prescindir de ellas. El corte sin duda le permitió a mi cabello crecer mucho más rápido y fuerte.

Así que si les pasa esto chicas no se desesperen, sin duda crecerá más rápido de lo que se imaginan. Además a veces exageramos y en realidad no nos vemos tan mal como creemos.