Crea tu propio jabón natural milagroso

Siente la frescura de un producto hecho por tus propias manos.

Porque sabemos que te gusta cuidar tu piel, sentirte fresca y natural, a continuación te presentamos tres exquisitas alternativas para que elabores tu propio jabón artesanal  y consigas un cuerpo extremadamente suave. Además, los puedes aplicar sin problemas sobre tu rostro.

Jabón de Canela

La canela es conocida por ser un excelente antioxidante, enemiga declarada de los granos y poseedora de un intenso perfume natural. Si quieres darle un aspecto saludable a tu cuerpo y convertirte en una arom{atica “piel canela”, este jabón es tu opción.

Necesitas:

-1 cucharada de canela en polvo

-1 jabón de glicerina

-10 gotas de aceite de canela

Preparación

En una olla a baño maría, derrite a fuego lento el jabón de glicerina hasta que quede bien líquido. Retira la olla del fuego y agrega el aceite junto al polvo de canela hasta que quede bien mezclado. Vierte  el jabón en un molde de tu gusto y déjalo a temperatura fresca por cerca de 3 horas o hasta que quede endurecido.

Jabón de Vainilla y Almendras

Este jabón es ideal para eliminar la suciedad y grasa escondida en tu piel,dej{andola radiante, fresca y sin necesidad de secarla. La vainilla proporcionará un delicioso aroma  a tu cuerpo y la almendras se encargarán de darle una suave textura al jabón y sobre todo a tu aspecto.

Necesitas:

-1/3 taza de almendras enteras

-1 barra de jabón de castilla (elaborado con agua, sosa y aceite de oliva)

-1/4 taza de agua destilada

-1 cucharada de aceite de almendras

-1/8 cucharadita de fragancia de vainilla

Preparación

Muele las almendras hasta converirlas en un polvo fino -puedes ayudarte con un procesador de alimentos-. Tritura el jabón y deposítalo en una olla a baño maría hasta que el liquido hierva, luego reduce el fuego y espera a que vuelva a hervir.

Retira la olla del fuego y añade las almendras en polvo, el aceite de almendras y la fragancia de vainilla, revolviéndolo hasta obtener una mezcla homogénea. Echa la preparación en un molde y deja enfriar durante 5 horas.

Jabón de Avena

La avena al igual que la canela, es un excelente astringente, lo que significa que es muy buena para el tratamiento de espinillas, barritos y otras imperfecciones relacionadas con la acumulación de suciedad en tu cutis. Además es perfecto para darte vitalidad y energía a tu rostro, gracias a su variada gama de proteínas, dejando atrás ese aspecto cansado.

Necesitas:

-1 kilo de jabon neutro

-1/2 kilo de harina de avena o avena molida

-Agua

Preparación

Ralla el jabón neutro y deposítalo en un recipiente que resista el calor. Luego vierte el agua sobre el jabón hasta cubrirlo completamente y  ponlo en baño María a una temperatura tibia. Cuando el jabón se haya derretido y disuelto en el agua, agrega la harina de avena, poco a poco y revolviendo siempre, hasta que obtengas una mezcla uniforme. Retira el recipiente del calor y deja que se enfríe. Con la pasta aún suave, realiza pequeñas bolitas para utilizarlas en tu baño natural.

Y… ¡Bualá! Ya tienes tres tipos de jabones para nutrir y alimentar tu piel.

P.S: Te recomendamos tomar todas las precauciones higiénicas para su producción (guantes, recipientes, etc.)

¡Disfruta de un baño 100% natural!