Soluciones caseras para pies agrietados

La clave está en humectar tus pies constantemente.

Es recurrente ver que en verano nuestros talones sufren las consecuencias de la resequedad y maltrato por el uso de sandalias y tacones. Así es como comienzan a aparecer las grietas que se ven horribles y que no sabemos cómo combatir. Es por eso que te daré algunos tips caseros para hidratar tus pies:

Pon en tus talones un poco de aceite de emú en forma recurrente. Le devolverá la suavidad a tu piel. Luego de su aplicación, ponte unas calcetas de algodón, para que absorba bien.

Ocupa una crema muy hidratante. Primero mete tus pies en agua tibia por 10 minutos. Luego, échate la crema y masajea. Nuevamente opta por usar calcetines de algodón antes de ir a la cama.

Baña tus pies en jugo de limón durante 10 minutos una vez al día. Verás que hay buenos resultados. De hecho mi abuela que sufría mucho de este mal, le hacía muy bien.

Pela un plátano o banana madura y aplica su pulpa en la zona afectada. Deja que actúe por 15 minutos y lava con agua tibia. Duerme con calcetas de algodón.

Mezcla vaselina con zumo de limón, aplica y duerme con calcetines de algodón. Guárdala esta loción siempre en el refrigerador.