¿Cómo van tus propósitos de año nuevo?

Les comparto algunos consejos que me dio una nutrióloga de Nestlé para lograr mi propósito de bajar un par de kilos

Hay quien no cree en los propósitos de año nuevo porque todo mundo habla de cómo fallan indudablemente los que se proponen algo en esas fechas, pero yo siempre he creído que el inicio de un nuevo año es una gran oportunidad para un borrón y cuenta nueva.

Pasar menos horas viendo TV, leer mínimo un libro al mes, hacer más ejercicio, retomar las clases de Francés, perder un par de kilos. Todo eso malabareando el poco tiempo que me queda libre entre el trabajo y todo lo demás, sin olvidar salir de vez en cuando con las amigas para divertirme un poco y por supuesto, dedicarle tiempo al chico. Parece complicado pero, la realidad es que de alguna forma todas tenemos muchos roles que no podemos dejar de cumplir sin olvidar que lo esencial en esta vida es disfrutar.

Pues yo empecé el año motivada a sacarle jugo a todo y decidí que era el momento de cuidar lo que como, no porque me obsesione, sino porque de verdad quiero ir a la playa este año y sentirme cómoda con el bikini;  cosa que por una u otra razón nunca ha pasado.

Entonces me puse a investigar entre mis amigas qué me recomendaban para bajar de peso y de inmediato me dijeron “come menos, deja las grasas, nada de pan y obviamente, nada de refrescos” y según yo tenía todos los datos necesarios para una dieta ganadora. Y así empecé los primeros días del año. Resulta que lo estaba haciendo todo mal.

Por suerte, hace un par de días me invitaron a la presentación de cereales Fitness de Nestlé y tuve la oportunidad de platicar con la nutrióloga de la marca después de que nos presentaron los sabores del cereal integral y me explicó por qué lo que según yo estaba haciendo bien no me iba a funcionar.

Les voy a compartir las recomendaciones que me dio para realmente lograr mi meta y mantenerme en el peso que quiero lograr, espero que les sean útiles como lo han sido para mí:

– 5 frutas o verduras, 3 cereales integrales, 2 lácteos: nuestro cuerpo necesita de todos los diferentes tipos de alimentos y privarlo de alguno solo puede resultar contraproducente. En un día normal, debemos tratar de consumir al menos este número de alimentos además de proteína (carne, huevo, semillas) para mantener una alimentación balanceada y sana. Si vas a consumir panes/carbohidratos, trata de que sean integrales y que las frutas y verduras sean a base de agua; como las manzanas, lechuga, pepino, etc.

-Utiliza un plato más pequeño: la mente es un poderoso aliado o enemigo de nuestra alimentación. A la hora de cuidarse, tal vez sea mejor engañarla un poquito para evitar la sensación de ansiedad; por eso en lugar de servirte una porción mediana en un plato grande (lo que puede hacerlo ver medio vacío), mejor utiliza un plato mediano que se vea lleno a primera vista. Tu cerebro registrará que te comiste un plato completo y no te sentirás insatisfecha.

Comienza el día con un cereal integral y fruta: además de que contienen la cantidad necesaria de carbohidratos y azúcar, los cereales integrales te ayudan a comenzar el día con una sensación de saciedad que calmará tu apetito matutino. Agrégales frutas, leche descremada o yoghurt. O bien, escoge alguno que ya los tenga, como cualquiera de las variedades de Fitness: frutas, miel y almendras, yoghurt y original (mi favorito es el de yoghurt y le agrego fresas naturales).

– Estar a dieta no significa dejar de comer: durante mucho tiempo pensé que hacer la menor cantidad de comidas al día me ayudaría a bajar de peso. Hacer esto es lo peor, pues solo alenta el metabolismo y nos dejará estancadas (y por supuesto, con hambre siempre). Lo mejor es hacer 5 comidas al día; o no dejar que pasen más de 4 horas entre alimentos. Al menos dos de esas comidas deben ser snacks ligeros, para mantener activo tu metabolismo.

-Baila, brinca, camina, corre… lo que sea es bueno: el sedentarismo ocasiona todo tipo de problemas; además de lo aburrida que puede ser la rutina, así que trata de activar tu vida con cualquier tipo de movimiento o ejercicio que puedas hacer. A veces es difícil hacerle espacio a una rutina establecida o tomarse el tiempo para ir al gimnasio, pero en nuestra vida diaria hay actividades que pueden ayudarnos a mentenernos activas: realizar la limpieza de la casa, estacionar el automóvil más lejos de la puerta de entrada, salir a caminar con el perro, bailar mientras te bañas, jugar Wii Sports, hacer yoga en casa; ponte creativa y busca una actividad que te llene y te haga feliz.

Después de platicar con ella me di cuenta de que todos mis propósitos están relacionados con disfrutar la vida y dejar de preocuparme tanto por las pequeñas cosas o gastar energía en lo que no vale la pena. Y con estos consejos que solo requieren una pequeña modificación en mis hábitos puedo quitarme de la cabeza esa idea castigadora de monitorear absolutamente todo lo que como y concentrarme más en mis pasatiempos favoritos.