Cómo ocupar un sostén correctamente

Darle un uso correcto, mejorará el aspecto de tu busto

No tengo mucho busto y por lo mismo siempre trato de comprarme un sostén que me haga ver más voluptuosa, por lo que a veces he cometido algunos errores a la hora de elegir. Por ejemplo eso de optar por sujetadores que te las levante y aprieten es lo peor, ya que incluso facilita la aparición de quistes, tumores y aumenta las probabilidades de tener cáncer. No crean que comprándose la talla más pequeña tus senos se verán mejor. En caso de querer verte más llamativa, compra un buen push up.

Un buen sostén, debe tapar todo el pezón, sin dejar ni un poco afuera o en el borde. Además, la copa o barba (ese fierrito que trae el sostenedor) tiene que partir desde el centro del busto y terminar justo al costado del seno justo casi debajo de la axila.

Jamás un sostén debe quedarte apretado, tampoco de espalda. De hecho, tiene que quedarte perfecto, sin apretar ni un poco, en los ganchos menos apretados. De esta forma, cuando vaya cediendo el sujetador, podrás ir ajustándolo.

La parte de atrás nunca debe estar ni más arriba ni más abajo que la parte de en frente (las copas), porque de lo contrario se te puede deformar el busto. Si usas el sostén muy alto o arriba en la espalda el busto se “caerá” y se verá flácido sin firmeza y se deformará. Es por esto que debes usarlo centrado para un buen soporte.

Los tirantes deben estar centrados preferiblemente en línea con los pezones para un mejor soporte o sostén de los pechos. Así se verán firmes.

Cuando ocupes un sostén strapless, puedes usar una talla más pequeña de la que acostumbras usar, de esta forma sujetarás mejor tu busto.

Nunca duermas con sostén.

Para saber el tamaño de tu copa, primero hay que medir con una huincha por encima de la copa, y luego volver a medir, pasando esta vez la huincha bajo las barbas del sostén. La diferencia entre estas dos medidas da la copa indicada: A: 13 cm. B: 15 cm. C: 17 cm. D: 19 cm. DD: 21 cm.