Esmaltado permanente de uñas

Una buena opción para este verano

Lo único malo de pintarse las uñas es que dura muy poco, incluso si te las haces en un lugar bueno. Eso de arreglárselas a cada rato me aburre, pero hay una solución, sobre todo para estos días de verano, donde el calor ayuda a que nuestras manos no estén perfectas.

Se trata del esmaltado de uñas permanente. Se hace con un gel al que se le da el color que tú prefieras y como es flexible, éste se va adaptando al crecimiento de la uña. Por supuesto que nada es para siempre, pero de que dura más, dura.

En mi caso, lo negativo de este proceso, sobre todo para mí que amo cambiar el esmalte, es que no puedes cambiar el color de la uña cuando quieras y cuando quieras sacártelo te costará mucho. Quizás, en ese caso es mejor optar por una manicure francesa para que no te aburras de ver todos los días el mismo color.

Antes de hacértelo, consulta bien en los centros de estéticas reconocidos y que tengas confianza, ya que hay veces en que estos procedimientos maltratan mucho las uñas, las debilitan e incluso te costará bastante que crezcan. No pierdes nada preguntando.