A luchar contra las manchas

¡Las odio!

pecas2.jpg

No tengo nada en común con Evangeline Lilly, salvo las pecas y manchas. Pero mientras en ella pueden verse adorables, yo las odio. Hacen que mi cara se vea opaca. Si bien no soy buenamoza ni lo quiero ser, eso no quiere decir que no quiera tener manchas.

Fue una mañana de verano. Una mañana que se me acabó la base de maquillaje y entonces en vez de mirarme al espejo para no colocar maquillaje dentro de los ojos, me miré la cara.

¡Qué cresta son estas manchas!

Y así era. Ya no eran pecas coquetas. Eran manchas. En la nariz, en las sienes, en las mejillas. Manchas por todos lados.

Cuando me teñí el pelo rojo, hubo gente que no me conocía y que juraba de guata que yo era colorina, por las pecas. Quizá hablaban por hablar. A quién le importa.

Lo que importa es que desde ese verano, me di cuenta de la situación. En acabándose mi crema hidratante, me compro una antimanchas, pensé. Reforcé la protección solar de la crema hidratante con el bloqueador solar más alto que pude encontrar y me aboqué a la tarea.

Compré unas cremas baratas que prometían acabar con las manchas. Compré un sérum de olor apestoso que decía lo mismo. El sérum aparte de ser hediondo, deja la cara tirante y no tiene protección solar, así que lo uso sólo por la noche, además de una crema, igualmente hedionda.

La crema  de día de la crema en cuestión –de la misma línea- es nada que ver con la de noche. La textura es agradable, el olor ídem y tiene factor de protección solar. A eso le agrego la típica crema Nivea azul y de ahí el maquillaje. Sí, tengo la piel muy seca.

Si me preguntan el resultado de las cremas… sí, han funcionado. Supongo que para el precio están bien. Me queda un poco menos de la mitad, pero me he dado cuenta de que cuando las termine, las diferencias no serán tan notorias. No las botaré, no sólo por apretada y ecológica, sino por una razón muy simple: no es llegar y cambiar de crema.

Verán, a veces una se desespera con que la crema no “funciona” sin darle el tiempo necesario. Se dice que es un mes. Yo digo que es lo que dura la crema; para no perder el dinero, lo encuentro lo más lógico. Por último, si no me quita las manchas, al menos me humectará. Y no es bueno hacer una rotación de cremas; la piel puede reaccionar muy mal. Dicen que hay que cambiarlas lo menos posible. Yo digo que hay que cambiarlas cada vez que se acaban.

Finalmente cada cual conoce su piel y sabe cada cuánto tiempo puede variar sus productos.

He consultado con dermatólogas y todas dicen que a diferencia de las arrugas, las cremas antimanchas sí pueden ser efectivas, porque las manchas suelen estar en la superficie de la piel. En todo caso, las cremas mágicas no existen, da lo mismo la marca y su valor.

Ya queda poco para el verano y mis manchas siguen ahí. Más que seguir con tratamientos antimanchas, en el día, no me quedará otra que colocarme un bloqueador con un factor bien alto para no seguir manchándome. En la noche podré seguir con mi tratamiento antimanchas.

Probé echándome crema araucana, pero me pareció muy grasosa. Pero probé en el verano; quizá deba probarla en invierno cuando tenga la piel más seca. Probé con aceite de rosa mosqueta, pero la grasitud fue insoportable. Las cremas que uso ahora no se las puedo recomendar uno porque la idea no es hacer publicidad, y dos, porque a pesar de que me salieron baratas, me funcionaron tan poquito que he desperdiciado varios meses esperando que resulten.

Probaré todas las cremas, menjunjes y ungüentos que encuentre. Y si nada funciona, recurriré a peelings, exfoliaciones y láseres. Lo que sea con tal de vencerlas. He partido con lo que tengo a mano, con lo más económico, y tengo decidida cuál será la próxima crema que compraré. Cuando se acabe la que tengo, comenzaré con ella y así. No tengo apuro, sólo una gran convicción de que algún día, se irán.

¿Tienen manchas?¿Alguna las ha vencido?¿Tienen algún secreto natural? ¿Alguna marca que les haya dado buenos resultados?