Tres mitos de la depilación láser

laser.jpg

Todas queremos ser bellas, libres de vellos… queremos nuestro rostro libre de arrugas, manchas y cicatrices… queremos nuestra piel perfecta y nos encantaría que inventaran un photoshop, pero de verdad. Y en estos tiempos que corren, la verdad es que se puede, pero, ¿Valdrá la pena?

¿Qué tipos de láser existen? ¿Para qué sirve cada uno? ¿Qué personas pueden utilizar cuál? ¿Unos son para eliminar vellos y otros para eliminar manchas? ¿Quiénes pueden y quienes no pueden hacerse tratamientos con láser? Estas y varias otras preguntas rondaban mi cabeza cuando entrevisté a la médico dermatóloga Alicia Flores, del CCE. Pero no me respondió ninguna, al menos, no como yo pensaba. Lo que sí hizo, fue abrirme un mundo completamente nuevo, donde pude derribar muchos mitos y de paso, ahorrar una buena cantidad de lucas que tenía pensadas gastar.

1.- No existe la depilación definitiva: “Es imposible que máquina alguna logre eliminar la tendencia natural del cuerpo a producir pelo.” Lo único que puede hacer, es destruir el folículo piloso cuando se está formando el pelo, y de ese modo hacer que no crezca” así que ya saben, cuando les vendan “depilación definitiva garantizada” es mentira. Podrán darles más y más sesiones… pero eso sólo prueba que no es posible que nunca más salgan vellos. sólo se puede retardar el crecimiento

2.- No hay ningún láser que sirva para todo, ni uno que sea el mejor: si a una le quieren vender “el láser más moderno del mundo” hay que desconfiar “Hay muchos factores que inciden en la efectividad de una máquina que emita rayos de luz pulsada. Hay diferentes modelos, marcas, países que las fabrican, longitudes de onda variables… ningún láser sirve para todo (eliminación de vello, manchas, rejuvenecimiento de piel) ni tampoco para todas las personas (de piel clara u oscura, de vellos claros u oscuros) así que ninguno es “el mejor”. Además, depende mucho de la cualificación de la persona que lo esté usando. Una buena máquina, usada por manos inadecuadas, puede no ser tan efectivo” explica la doctora Flores.

3.- No es llegar y depilarse: Muchas veces nos hemos visto tentadas por promociones, cupones o concursos que ofrecen una cantidad de sesiones de depilación láser por un dinero que parece poco considerando que se nos promete una depilación definitiva. Pero es absolutamente necesario que antes de someternos a un tratamiento de depilación láser, consultemos con un médico dermatólogo, especializado y registrado en la sociedad chilena de dermatología ya que hay muchos que dicen ser dermatólogos pero no lo son.

El médico a quien consultemos, podrá analizar nuestra historia clínica; las enfermedades que hemos tenido y que tenemos, los medicamentos que tomamos, el estilo de vida que llevamos, si las zonas velludas que nos incomodan en realidad son tan anormales como sentimos, etc. Sólo una consulta con un especialista determinará no solo si podemos someternos a un tratamiento de este tipo, sino también, cuál es el equipo recomendado, la fecha y lo más importante, si realmente lo necesitamos. “Si llega una paciente determinada a depilarse con láser los muslos, y que no tiene un vello excesivo, aunque probablemente lo haga igual, yo no puedo detenerla. Pero es importante que le explique bien que el esfuerzo y gasto puede que no sea proporcional a los beneficios.

No es llegar y buscar en Internet o preguntarle a las amigas; curiosamente, me alegro mucho de que la doctora no me haya querido contestar las preguntas; si lo hubiera hecho, estaría divulgando información que si bien no está 100% errada, tampoco está 100% correcta; cada persona es un mundo y con esto de los láser, hay que tener cuidado: no sólo con la salud, sino también con el bolsillo.

¿Ustedes se han depilado con láser?¿Fueron antes al médico?¿Cuál fue su experiencia?