Belleza y ecología

piernas.jpg

Muchas mujeres dicen que no usan maquillaje o productos cosméticos porque están llenos de químicos y generan mucha basura. Otras ocupan, en vez de toallas higiénicas o tampones, la copa mensual. Mientras yo no le hago a ninguno de los dos aspectos, ya que me encanta el maquillaje y los productos cosméticos; intento hacer algunas otras cosas.

Por ejemplo, estoy juntando conchitos de jabón en barra para hacer mi propio jabón líquido, aprovecho bien todos los conchos de productos y uso absolutamente todo, aunque no sea de mi agrado. También les conté que antes de ir por el secador, seco mi cabello con pañales de tela. ¿Pero qué más cosas podemos hacer para ser bellas y no cuidar un poco el medio ambiente?

1.- Toma duchas más cortas: además de ahorrar dinero en las cuentas del agua y la del gas, cuidarás la energía y el vital elemento. Y tu piel lo agradecerá. La ducha no es para llorar, ni para cantar, ni para reflexionar.  ¿No sabes cómo ducharte más corto? entonces…

2.- No te afeites las piernas con el agua corriendo. No lo necesitas. Cierra la llave mientras te afeitas las piernas o usas tu máquina especial para el agua. Lo mismo cuando te lavas los dientes. Ten en cuenta que si demoras 3 minutos en hacerlo, desperdicias alrededor de 30 litros de agua.

3.- Lava tu cabello fuera de la ducha. Todas sabemos que a veces la ducha se torna más larga cuando tenemos el pelo ídem y queremos que no quede ningún resto de bálsamo. Si tienes problemas enjuagando el que usas, quizá puedes mezclarlo con un poco de agua, o derechamente, no volverlo a comprar. Si lavas tu cabello fuera de la ducha, podrás hacerlo con agua más bien fría, lo que, aparte de ahorrar gas, le da brillo a tu pelo. También, puedes dirigir el agua mejor y cortar la llave cuando te estás aplicando el champú o el bálsamo y así no desperdicias agua. O bien, prueba lo siguiente: Moja el cabello, echa champú, enjuaga, pone bálsamo, y mientras te cae el agua en la cabeza y enjuaga el bálsamo, haz el resto de las cosas de ducha.

4.- En lo posible, prefiere productos más naturales. Son un poco más caros y su durabilidad es menor pues suelen tener menos preservantes, pero son buenos para el medio ambiente y para tu piel y cabello.  Por lo mismo, no compres para acumular por un montón de tiempo. Compra de a poco y sólo lo que necesitas. Si ves que no lo alcanzarás a usar, regálalo, pero no dejes que se desperdicie. También, puedes preferir aquellos productos que encuentras en tu cocina, como el aceite de oliva para desmaquillar los ojos, o la miel para suavizar la piel.

¿Alguna tiene alguna idea para ser lindas y ecológicas?