Lo in y lo out no es lo mío

disenos1.gif

(cc) hoymoda.com

Entre tantos artículos de moda, blogs, revistas, me pregunté ¿qué es la moda? ¿quién la califica? y ¿quién es el que decide si algo es lindo, feo o anticuado? Como no encontré muchas respuestas, me dí cuenta que mi pensamiento sobre ello no es tan descabellado. Por lo general soy muy buena para comprarme cosas, pero no reviso el último artículo de la Vogue antes de ir al mall. Me compro lo que encuentro bonito y lo que según yo o una amiga de confianza me diga que se me ve bien con respecto a mi cuerpo.

De hecho, hay ciertas cosas que encuentro bastante inconsecuentes en cuanto a la moda, como eso de invitar a un gran número de minas- ya que hablo de la moda femenina- a vertirse igual durante una temporada completa. Por ejemplo, es como lo que pasó el año pasado con las flores. No encontrabas a nadie en la calle que no anduviera con alguna polera floripondeada o un vestido estampado y ¿por qué? Porque a alguien se le ocurrió decir que estaba de lo más cool. No me gusta caer en eso.

Más que buscar en alguna revista o artículo lo que se lleva, prefiero ir en busca de mi propio estilo. No es que lo tenga, pero prefiero guiarme por mis instintos, ya que es eso lo que me hace sentir bien y sobre todo, cómoda.

A ratos pienso que la moda muchas veces es perversa. Hay marcas, como Topshop-que por lo demás tiene cosas bastante bonitas, pero caras- que invitan a las mujeres a ser raquíticas para que algo de su colección les acomode. Si bien el tema del físico en las modelos ha sido visto como un tema para preocuparse, sigo creyendo en que aún hay mucho camino por recorrer.

Por otro lado, están esos programas que cambian el look a las mujeres, las que son sometidas a las manos de supuestos expertos en moda. Sí, es entretenido, pero hay veces en que dejan a la pobre mujer un poco peor, ya sea porque le hacen un corte de pelo que en su vida se lo podrán peinar o porque le ponen una ropa que le da un vuelco a su esencia. Una vez vi a una chica que estaba lejos del físico que impone el mercado y a los pillos se les ocurrió cortarle el pelo como melena. Fail.

Me gusta ese pensamiento en que todas somos distintas. Me gusta crear mi propia moda y no caer en lo típico y si caigo en ello, es porque quiero. No renuevo mi closet entorno a lo que “no puede faltar en él”, de hecho ahora “se vienen” los pantalones patas de elefantes, pero yo no dejo mis pitillos.

Y tú ¿qué opinas de la moda?