Leo Caprile: Qué hay que saber sobre las limpiezas de cutis

facial1.jpg

Me cae muy bien Leo Caprile. Durante mi práctica en la revista Paula, tuve que llamarlo a él y a varias personas para hacer una encuesta muy planchosa; creo que tenía que ver con darle algún uso erótico a las luces de pascua. O por qué Rodolfo tenía la nariz roja. O con qué ropa le gustaría que lo enterraran. No recuerdo. Sólo recuerdo que fue muy amable.

Así que cuando me enteré del accidente que había sufrido, no pude evitar sentirme muy mal por él. Un chorro de agua caliente emergió de no sé dónde y le impactó en el cuello, quemándolo tanto que tuvo que partir a la clínica, someterse a curaciones y cirugías, en un proceso que poco, no va a durar.

Afortunadamente él tiene los medios para enfrentar todos los tratamientos, y aunque el centro de estética en cuestión al parecer ha reconocido todo y seguramente le pagará todo, si esto le hubiese pasado a cualquier persona, quizá la cosa no sería tan así.

Con todo esto, recordé lo que siempre he pensado y sabido: con la salud no se juega. O quizás es el réclame de alguna farmacia; lo que quiero decir, es que con la obsesión por ser bonitas, tener una piel libre de poros, de manchas, de repente nos puede poner en riesgos.

Una cosa es aprovechar el vapor de la ducha y sacarse los puntos negros saliendo, o probar diferentes marcas de productos cosméticos, maquillarse gratis por la compra de una cantidad de dinero en productos… y otra muy diferente es llegar y hacerse tratamientos con cualquier persona y en cualquier lugar.

Por eso, decidí preguntarle a la dermatóloga Alicia Flores, del CCE, en qué consiste una limpieza facial, y en qué debemos fijarnos para cuando queramos hacernos una:

“Una limpieza de cutis es un procedimiento superficial, que puede realizarse con líquidos, lociones o cremas suaves, para limpiar superficialmente la piel, mejorar su aspecto, y luego humectarla.  Puede realizarse extracción  no traumática de comedones  (puntos negros) con alguna crema, o loción, y luego hidratar la piel con sustancias no comedogénicas (que no obstruyan los poros). No es de ninguna manera necesario aplicar vapores calientes, no tienen ninguna indicación”

“Los centros de estética deben estar autorizados por el servicio de salud correspondiente, y el personal que hará los procedimientos debe tener su acreditación al día. En general, es deseable que los procedimientos estéticos sean realizador por personal que trabaje con dermatólogas, que puedan dar indicaciones precisas acerca de cuáles son los procedimientos a realizar, según la necesidad del paciente”.

Ya saben, no es llegar y comprar un ticket de descuento, o en vez de ir a almorzar, aprovechar que al frente de la oficina hay una peluquería. Podemos ser impulsivas con la compra de un par de zapatos, o hasta con un corte de pelo… pero a la hora de hacernos tratamientos a la piel, es imprescindible consultar con un médico dermatólogo.

Podría contarles de los procedimientos que se realizan en diferentes centros de estética; mencionar marcas, valores y promociones… pero no es la idea. Prefiero ser seria con ustedes y decirles lo que ya dijo la dermatóloga: visite a un médico. Él conoce la estructura de la piel, cómo se forma, qué es lo que le ocurre; estudió muchos años y sabe del tema; puede que la consulta salga un poquito cara, pero es mucho más barato que pagar los costos de un tratamiento no indicado, mal hecho o en un lugar no autorizado. No quiero desacreditar a las cosmetólogas y esteticistas, ellas en general tienen muy buena voluntad pero no es lo mismo estudiar 2 años que 10; en mi opinión, la mejor esteticista es aquella que exige que un médico haya indicado el tratamiento, en vez de llegar y hacer cualquier cosa que la haga ganar plata; reconocer la propia ignorancia es el mejor rasgo de sabiduría.

¿Ustedes se han hecho limpiezas de cutis?¿Alguna lectora es cosmetóloga y quiere dar su opinión?