No soy buena moza, ni lo quiero ser

Porque las buenas mozas, se echan a perder

americaferrerar934391.jpg
Plop. Este artículo que leí me dejó para adentro. Se refiere de que de un tiempo a esta parte, la publicidad ha intentado hacernos creer que todas somos bonitas, y que debemos comprar sus productos para ser más bonitas. Pero que eso es mentira.

Reclama contra la canción de Christina Aguilera, “Beautiful” y en general, contra toda la gente que opina que “todas” las mujeres son bonitas y que la belleza es una especie de cuestión interna subjetiva de la cual todos podemos participar. “La belleza es algo raro, que sólo lo tienen algunas”

Esto produce que muchas mujeres, se esclavicen de cuanta crema, maquillaje, tratamiento de spa o zapato alto les prometa “la belleza” invirtiendo demasiado tiempo y dinero cuando la verdad, no van a ser más bonitas de lo que son.

Su argumento, es que si abandonamos a las mujeres más lindas del mundo en una isla desierta y las dejamos sólo con comida, cuando volvamos, probablemente, sigan siendo igual de bonitas. Quizá van a estar peludas, cansadas, quemadas por el sol y peinadas con rastas… pero no van a volverse feas de la noche a la mañana.

Recomienda, en cambio, que las mujeres que saben que no son preciosas físicamente, se enfoquen en otras cosas que pueden ser: cultas, inteligentes, buenas, amorosas, simpáticas o buenas para la cama. Que no es tan terrible ser fea, que finalmente, las mujeres feas igual tienen sexo si así lo quieren.

“Yo no soy buenamoza, ni lo quiero ser, porque las buenas mozas, se echan a perder” decía una canción infantil que mi mamá me cantaba. No es que mi mamá me encontrara fea, pero nunca alabó mi belleza. “Una carita con ojos” decía mi bisabuela cuando le decían que qué linda era una guagua.

En cambio, en mi familia siempre se alabaron las cualidades como ser ordenada, trabajadora, hacendosa, habilosa, estudiosa, obediente y cariñosa. Y se siguen alabando. Con respecto al como una se ve, la situación es de una a veces cruda sinceridad. Mi mamá se pasa para la punta porque pregunta si “se ve muy mal” en vez de “cómo me veo”. Cuando me pruebo pantalones y le pregunto si me veo muy potona, me dice “te ves como eres” y las fotos que no me gustan y digo “es que salgo mal” mi mamá contesta “es que eres así”

Puede parecer un poco brusco esto de que la mamá de una no le diga que es bonita, pero en realidad, prefiero esta sinceridad, a que me vayan diciendo que soy miss universo y creerme el cuento que no es.

Quizá ha cundido un exceso de fortalecimiento del autoestima en las niñas, y todos le dicen lo bonitas que son, las arrastran a castings de comerciales en los que no quedan, les toman fotos, las suben a internet y participan en concursos que no ganan. ¿Para qué hacen esto me pregunto yo?

Ojo, no crean que mi mamá me vestía con trapos y no me peinaba; siempre me inculcó la importancia de andar limpia y ordenada, y aunque no lo incentivó directamente, obviamente yo aprendí de su ejemplo y el de mis tías y soy lo que mi primo calificó como “Pindi” , no porque queramos llamar la atención y nos crucemos en la cámara, sino porque las joyitas, ropitas y cosmetiquitos son algo que simplemente nos gusta, no porque seamos obsesivas de ser más bellas –sabemos que no lo lograremos- sino porque nos entretiene.

Yo estoy de acuerdo con la mujer que escribió el artículo. No todas las mujeres somos bonitas, obvio. Pero la belleza sí es algo subjetivo. Hay gente que encuentra preciosa a otra gente y otras personas que encuentran que no lo son tanto, o incluso que son feas.

Si todas fuéramos bonitas, todas seríamos modelos y actrices y ganaríamos muchísimo dinero si quisiéramos. Lo que sí opino, y ella no dice, es que todas las mujeres podemos vernos mejor de lo que somos. Si tomamos a Scarlett Johanson, le sacamos el maquillaje y le ponemos un saco de papas, piola. Pero yo no soy Scarlett Johanson. Yo me veo infinitamente mejor si me maquillo bien, me peino y me visto con ropa que me quede bien y que no sea fea que recién levantada después de una mala noche, y la mayoría de las mujeres que conozco, también se ven mejor cuando se arreglan, a menos que se maquillen demasiado. Es obvio. Me saco partido simplemente porque puedo, porque me veo “mejor”, y porque es entretenido y las cremas son ricas de echar la mayoría. No porque crea que voy a ser más bonita. Y sé que la belleza que tengo ahora, se me va a ir, haga lo que haga.

Hay infinidad de programas tipo no te lo pongas, 10 años menos y cámbiame el look, que toman a gente que se ve muy mal, la arreglan un poco y se ve MUCHO mejor. Entonces no me pueden decir que la gente no pase de ser fea a ser bonita.

¿Qué opinan ustedes de todo esto?¿Creen que todas las mujeres podemos ser bonitas si queremos?