Cuánto delineador es demasiado

kate2-3.jpg

Los ojos delineados en negro, con una línea gruesa y tupida, provenientes de culturas orientales y revitalizados por el look de la modelo Twiggy, siguen, para gusto de varios y disgusto de muchos, presentes en el maquillaje diario de muchas mujeres.

“Kate Middleton abusa del delineador de ojos” dijo Vivienne Westwood, la famosa editora de moda o como se le llama “La dama de la moda de Inglaterra”. Hay que decir que para hacerlo ella misma –incluso para su boda- Kate luce bien maquillada, pero quizá, el problema no está en sus habilidades, sino en sus elecciones. Cada quien es libre de maquillarse como quiera, obviamente, pero soy de la opinión de que el maquillaje es una herramienta para una verse mejor, no hacer del maquillaje algo que salte más a la vista que tu propia persona.

“Tú tienes los ojos chicos, por lo que te conviene delinearlos con sombra” me dijo la maquilladora en el curso de maquillaje que tomé en el verano. ¿Delinearme los ojos? Pregunté sorprendida. “Es que nunca me los delineo” le dije.  Siempre que lo hacía, me quedaba disparejo, chueco, me tenía que sacar todo, y comenzar de nuevo, me demoraba mil horas y al final, me sentía con los ojos demasiado chicos, se me corría todo, tendía a restregarme –porque me picaba- y me terminaba viendo peor. Por eso, durante años, renuncié al delineador en todas sus formas. Hasta que caché como se hacía. “Aaaaah, para eso era el pincelito pequeño en ángulo con pocos pelos”

La gracia del delineador, es destacar los ojos.  Si abusamos de él, no destacamos los ojos, destacamos el delineador. Entonces para el día, me recomendaron utilizar una sombra color café y el pincel del que les hablé para delinear el ojo en forma suave, tanto arriba como abajo, cuidando de hacer una línea bien pegada a las pestañas, que las haga parecer más voluminosas. Colocar  la cantidad precisa, remover el excedente con un cotonito, y difuminar si es necesario con una sombra más clara u otro pincel.

Kate Middleton, o bien no tomó clases de maquillaje, o no leyó Belelú, ni ningún sitio de moda y belleza. O simplemente no le importa. Westwood  dice que la pesada línea de maquillaje la hace ver dura, en una persona que supuestamente debiera lucir dulce y accesible para las personas. No he visto fotos de Mila Kunis sin delineador, pero me imagino que se ve mucho menos sexualizada.

No sólo Westwood se refirió así al maquillaje de la duchesa. El dúo de moda alemán Viktor y Rolf, dijo que el maquillaje no sólo la hacía ver dura y lejana, sino que le aumentaba la edad y que no hacía nada por enfatizar su belleza natural.

No entiendo porqué esconde sus ojos así. Siendo tan bonita, teniendo ojos verdes tan bonitos, y teniendo la posibilidad de adquirir una sombra negra de buena calidad para la noche, y una café para el día (en realidad, cualquier tonalidad oscura presente en nuestra paleta de maquillaje, nos puede servir: negro, café, gris oscuro, lila, azul; hay varias sombras que vienen con un poco de iridiscencia lo que las hace algo más luminosas)  y un pincel en ángulo del que les hablé, se pueden hacer maravillas.

El otro día explicábamos algunas técnicas de maquillaje para mujeres que usaran anteojos, y sí, recomendábamos un delineado fuerte y marcado, pero eso es porque los anteojos no dejan que los ojos se vean mucho. Pero en ausencia de anteojos, conviene irse para el lado de una ausencia del delineador en exceso.

Como los pinceles superan los $2.500 y las sombras de calidad también, no tengo esos artículos en el cosmetiquero que tengo en la oficina y el que tengo en la casa de mi pololo; aproveché un delineador de lápiz abandonado desde mi época escolar, porque como les digo, lo abandoné, y está bastante bueno. No me ha dado ninguna alergia y además, al parecer, el tiempo lo ablandó, porque ahora me es mucho más fácil utilizarlo. (Ojo, no estoy recomendando que usen productos vencidos, esas son estupideces que hago con MIS productos en MI cuerpo por MI espíritu ahorrativo. USTEDES NO LO HAGAN).

En el colegio, tenía una compañera  a la que nadie “conocía” sin delineador. Tenía unos bellos ojos café, pero como la molestaban porque estos eran “saltones” ella los delineaba sagradamente. Luego, esa compañera de colegio siguió siendo de universidad, y sólo ahí, entre largas noches carreteando con Homero y La Odisea, memorizando derivaciones en Latín y sufriendo con los historiadores y filósofos antigüos, conocía a la Coté sin delineador. Era otra persona. Una mejor persona. Ja. No, sólo se veía mejor.  Intenté decirle que se veía mucho mejor así, pero le tomó varios años creerlo. La vi hace un tiempo y ya no lucía la franja de maquillaje tremenda que otras veces tuvo.

Otra amiga, la Javi, es de la misma onda. Aunque lo de ella es un tema más bien de estilo, de rostro pálido, labios rojos y delineado negro, y ropa de los mismos colores, insisto en que se vería mejor sin delineador.

Muchas veces, las fanáticas del delineado, llevan tantos años haciéndolo, que se sienten extrañas si algún día no logran realizarlo por algún motivo; incluso muchas se hacen un delineado permanente en centros de estética. Pueden relajarse en los colores que lleven en los labios, cambiar su tono de pelo o de sus ropas, pero muchas veces toman el delineado de ojos como una especie de bandera de lucha.

¿Ustedes conocen a alguna fanática del delineador?¿Cómo opinan que se ve una línea así de gruesa y fuerte?