¿Cuál es tu tipo de piel?

corneometer.jpg

¿Les ha pasado que a veces quisieran hacer algo por sus rostros pero no saben bien qué hacer? ¿O en realidad, se les ocurren miles de cosas pero no están seguras si es lo que necesitan?

Porque nada se saca con mirar revistas y blogs, preguntarle a las amigas o a la vendedora de la tienda que puede tener muy buenas intenciones, pero que no sabe lo mismo que un médico, cuál es tu tipo de piel, qué daños tienes y qué tienes que hacer para repararlo.

Por eso me entusiasmé mucho cuando supe que en una charla  que tuve al medio día, estaban haciendo un diagnóstico de piel para todos los que quisieran. Nada de papelitos ni fotos ni cuestionarios raros – que igual sirven- sino un ecógrafo chiquito donde se veía el grosor de la piel, la cantidad de colágeno y el daño solar.

Según la persona que realizó el test en mi brazo y frente, no tengo arrugas en esta (claro, no me vio el contorno de los ojos ni el de la boca) tengo prácticamente nada de daño solar y muy buena constitución de colágeno. Eso me dejó tranquila, ya que durante un tiempo fui muy irresponsable y un poco floja, tomando sol sin colocarme bloqueador o saliendo a la calle sin usar al menos una crema con filtro.

Este fue el diagnóstico:

Esta foto, es una visión microscópica de mi piel. A la izquierda está el “aire” y a medida que se avanza a la derecha, estamos en las capas más profundas. La segunda línea negra que se ve de  izquierda a derecha es la epidermis. Las zonas que están en negro, tienen alta concentración de colágeno, lo colorado un poco menos, amarillo hasta llegar a celeste y blanco.

camilaglavez1.jpg

Al principio me asusté un poco, porque encontré que tenía muchos puntos blancos y celestes. Pero luego me mostraron imágenes de pieles normales y de pieles con daño, y yo estoy con una piel mucho mejor, lo que me motiva a continuar cuidándola aunque todos me hagan bullying y me digan vieja chica. Si voy a tener cara de niña, que no sea de niña arrugada, manchada y opaca.

Y como soy blanca como pantruca, la persona me dijo que yo debería usar al menos un factor 30 en verano y uno 15 en invierno.  Eso ya lo sabía y yo más menos hacía caso; como sé que los bloqueadores vencidos van perdiendo su capacidad de cobertura, y como ya les he contado yo no boto nada, lo que estoy haciendo es usar ahora el resto del bloqueador que me quedaba del verano. Es factor 30, pero si lo guardo para la próxima temporada estival, va a estar vencido.

Me preguntaron qué cremas usaba y yo les comenté que nada demasiado suntuoso, pero sí algo apropiado para mi tipo de piel (seca, sensible y delgada, algo que tenía bastante claro cuando me veía las venas a través de la piel) y me dijeron que que con eso estaba bien. Que ninguna crema  con colágeno va a penetrar con colágeno la piel: “Porque el colágeno es como un tallarín de grande” explicó la dermatóloga del CCE, Alicia Flores.

Así que una buena manera de otorgarle a nuestra piel lo que necesita, es buscando –con la asesoría correspondiente- alguna cápsula que contenga aquello que pide nuestro rostro, para arreglarla desde el interior. Tras el diagnóstico, y como a mí me gusta tener un color de piel un poco menos blancuzco, me recomendaron unas cápsulas con algas del mar del norte,que además de protegerme del sol al mediano plazo (debo comenzar a tomarlas ahora si quiero que funcionen en verano) ayudarán a que tenga un bonito color y por mi edad, los antioxidantes en ella me ayudarán a tener una piel bonita por más tiempo. Esa empresa realiza el test si tu objetivo es adquirir algún suplemento de los que ellos vendan si quieres mejorar tu piel. No sé dónde se realiza en forma independiente, pero lo estaré averiguando.

Chicas, recuerden que si tienen alguna condición especial, es importante que visiten a un médico dermatólogo; sé que a veces es difícil, pero a veces, entre gastar el dinero comprando lo que te recomendó la amiga, la baja autoestima y los malos ratos pueden resultar aún más caros.

¿Cuál es tu tipo de piel?¿Qué haces para cuidarla?