Dormir, el mejor secreto de belleza

bella.jpg

Ya lo decían nuestras abuelitas, quizá por eso se ven tan guapas en las fotos que tenemos de ellas. Y es que con pocos productos cosméticos a la mano, difíciles de comprar, de usar y con poca tecnología, lo único que les quedaba, aparte de hacer ciertas brutalidades de belleza, era aprovechar lo que les daba la naturaleza.

Ya que no tenían Internet, televisión por cable, televisión y a veces ni radio, cuando la luz eléctrica o a gas era cara y peligrosa y la lectura era algo restringido, y más encima, no tenían permiso para salir, ¿Qué hacían nuestras abuelas después de bordar sus ajuares de boda? Dormir. Dormirse temprano y levantarse temprano. Por más que lo intento, no logro levantarme cada día una hora antes como para aprovechar mejor el día, y dormirme también un rato antes. Pero ahora que sé esto, les juro que lo intentaré:

Resulta que “el sueño es un proceso dinámico donde la mente se mantiene inactiva. La falta de sueño acumula radicales libres produciendo envejecimiento prematuro, no se eliminan los desechos y aparecen arrugas, ojeras, y la temida piel opaca, mientras que al dormir el cuerpo produce la hormona del crecimiento que renueva las células envejecidas y deterioradas” dice la cirujano plástico, miembro de la Sociedad de Cirujanos Plásticos de Chile, Viviana Spröhnle.

Así que ya saben, no sacan nada gastándose una millonada en cremas, si no van a dormir lo suficiente, tomar agua y dejar el cigarro. Lo que es yo, me voy derecho a dormir, no sin antes hacer unas 10 cositas muy buenas.