Cuando la anorexia no discrimina a las más chicas

Niñas de 5 años internadas por anorexia

ninamanosa.jpg

Los trastornos alimentarios son más frecuentes en mujeres entre 14 y 25 años aproximadamente. No recuerdo las cifras exactas, pero sí sé que está relacionado con la pubertad, el paso de niña a mujer, y una mezcla entre rebelarse a esto, perfeccionismo y encontrarse gordas a pesar de los huesos. Al otro extremo de la obesidad infantil, una plaga de estos tiempos, vemos niños desnutridos y muertos de hambre en Somalía; y vemos también niñas pequeñas con anorexia, que teniendo comida no quieren comerla. Y ojalá fuera simplemente maña.

Hoy nos enteramos gracias a The Daily Mail, que esta enfermedad está atacando a muchas más niñas de hasta 5 años; tanto, que han tenido que ser hospitalizadas. En cuanto a aquellas que no ha sido necesaria la hospitalización… imposible tener cifras.

¿Qué le está pasando a nuestra sociedad?

Desconozco las cifras de esto en Chile; pero al menos en Inglaterra, en los últimos 3 años casi 100 niñas de entre 5 y 7 años, otra centena entre 8 y 9 , 400 entre 10 y 12, y 1.500 entre 13 y 15 han tenido que ser hospitalizadas para no morirse por no querer comer. Y no quieren comer, porque quieren ser gordas. Las cantantes, modelos, actrices y muñecas son anormalmente delgadas; la publicidad, muestra un ideal photoshopeado que poco tiene que ver con la realidad. Las niñas están constantemente expuestas a ver cómo sus hermanas mayores, primas y madres hacen dietas; en vez de jugar al luche, están jugando a contar calorías. Están perdiendo su infancia.

El otro día les contábamos de cómo niñas a partir de los 7 años  practicaban el “deporte” del caño; y siempre recordamos a la madre que le aplicaba botox, otra que le blanqueaba los dientes y otra que le ponía extensiones de cabello a su bebé: ¿Dónde queda la infancia?

No digo que las madres de estas niñas las hayan obligado a ponerse a dieta, lo que quiero decir, es que en una sociedad en que demasiada gente encuentra normal y aceptable que se sexualice tan temprano a las niñas, sin proteger su infancia, de cierta forma influye en la autoimagen que tendrán de ellas mismas.

La autora de la noticia cuenta que se alarmó cuando su hija no quiso ponerse una chaqueta para no verse gorda, o no quiso tomar su yogurth porque tenía grasas.

¿Cómo poder  proteger a los niños?

Las escenas de sexo y violencia extrema son censuradas, y puestas al aire sólo después de las 22.00, cuando se supone que los niños están durmiendo. Pero el resto del día, se enfrentan a teleseries, series para niños, publicidad y bailes medioeróticos; las figuras en las que quieren convertirse.

¿Qué sacamos con ponerle control parental al cable si a las 16.00 una escuálida Paris Hilton elige a su BFF (Best friend forever, o por siempre mejor amiga). ¿Qué logramos cuando las niñas, simplemente caminando por la calle se encuentran con carteles de flacuchentas sin gracia, fotoshopeadas  o no?

Y por sobre todo, ¿Qué sacamos con prohibirles, bloquear canales, contratar un software que bloquee sitios complicados y vigilar todo lo que hacen si tantas madres viven a dieta?

Esta noticia me prende una lucecita de alerta; ojalá no haya ninguna niña, ni de 5, ni de 15 ni de 20 que tenga que ser internada por no querer comer; ojalá como sociedad entendamos de una buena vez que ser flaca, no es sinónimo de ser perfecta.