Prohíben publicidad de Julia Roberts retocada

Hace rato que venimos hablando del exceso de Photoshop en las campañas publicitarias. Son decenas las celebridades y modelos que han sido deformadas por diseñadores con el fin de hacerlas parecer mujeres perfectas fuera de todos los cánones y obviando cualquier tipo de ética o responsabilidad social frente al consumidos y la sociedad en general.

El último escándalo es de dos marcas de productos de belleza reconocidos a nivel mundial. Uno es L’Oreal por su última campaña donde podemos ver a la actriz norteamericana sin arrugas a pesar de sus 43 años. Y el otro Maybelline que contrató a la modelo Christy Turlington quien aparece en la publicidad totalmente rejuvenecida por lo menos unos 20 años.

model.jpg

Christy Turlington

El escándalo se desató luego que la parlamentaria liberal demócrata inglesa MP Jo Swinson, denunciara a ambas marcas por publicidad engañosa lo que traduce en una falsa impresión de belleza y engaño al público. “Hay reglas sobre lo que los anunciantes pueden hacer, y no deberían engañar al público sobre los beneficios de un producto”, comentó a la BBC.

Según la información publicada por el Dailymail además la denunciante explicó que en Reino Unido una de cada cuatro personas admiten estar deprimidas respecto a su aspecto físico, por ello cree que “las visiones imposibles de la perfección” no ayudan a resolver ese problema.

L’Oreal admitió haber utilizado técnicas de post-producción, pero se ha defendido diciendo que simplemente quería “reducir las sombras, suavizar los labios y oscurecer las cejas”. Sin embargo, insistió en que la imagen era una representación exacta de su piel de forma natural saludable y brillante, cosa que obviamente no es cierta.

Gracias a la perseverancia de la joven parlamentaria de 31 años ambas campañas fueron retiradas de las calles de Inglaterra. Gran iniciativa que se debería repetir en todo el mundo, con esto no me refiero solo a ambas marcas involucradas sino a todas las empresas de publicidad y marcas que se presten para estas malas prácticas que definitivamente no ayudan a nuestra sociedad sino que la enferman más.