Asumamos nuestro “Lado Rosa”

blonde2521x350.jpg

Hoy les voy a hablar de política, cultura y arte. De ciencia y filosofía. De la paz mundial y del Premio Nobel. Jajajajaja, es broma, no se asusten.

El otro día estaba leyendo el post No sé con qué ponerme esta falda, donde le pedía ayuda a las lectoras para combinar una prenda querida de ella, y hubo algo que me llamó la atención en ciertos comentarios negativos que  he vuelto a ratificar algo que ya tenía por sabido: muchas mujeres le tienen “miedo” a la frivolidad.

A mí en lo personal, no me pasa. No creo que el gusto por la moda y los cosméticos te conviertan en una persona tonta, incapaz o vacía. Tengo dos carreras, hablo tres idiomas (uno en vías de perfeccionamiento) y me mantengo informada de la actualidad, pero no por eso no me voy a preocupar de mí y de verme bien.

Vivimos en un país bastante machista, en el que las mujeres nos hemos abierto paso de a poco y a costa de mucho sacrificio. Sin embargo, no hay que olvidarse de que somos mujeres y también tenemos permiso para relajarnos y preocuparnos de aquellas cosas simples que nos hacen sentir bien Si alguien quiere saber cómo le queda el abrigo que se compró y te pregunta “¿Cómo me queda?”… ¿Acaso es tonta? ¿Es peor o mejor en lo que hace (su profesión u oficio) por eso? No, simplemente se preocupa de verse bien, sin descuidar otros aspectos de su vida.

La vida es un complemento de muchas cosas. Somos profesionales, hermanas, amigas, madres, pololas, señoras, pero también necesitamos darnos permiso para ser un poco frívolas (si quieren, obvio). No estoy de acuerdo en hablar de cremas y de zapatos todo el día, pero tampoco es un pecado, hacerlo de vez en cuando  ¿O sí?

Además, este es un sitio de  MUJERES. Cosas importantes, trascendentes, y otras no tanto. Existen otras páginas para el debate profundo e informarse del acontecer nacional e internacional. Dentro de cada una de nosotras puede coexistir un lado frívolo y un lado intelectual y serio. La clave está en combinar ambos y, por favor, no ponernos graves por tonteras.