Atención pelolais! El alisado de cabello puede ser cancerígeno

Según el New York Times el formaldehído (formol) es el culpable.

verylongmodernwomanhairstylewithlongbangstraighthairinred.jpg

Hay mujeres que no pueden salir de la casa si no se alisan el pelo. Tengo varias amigas que llegan a ser enfermantes porque se demoran horas en estar listas y siempre cuando vamos a salir hay que esperarlas para que se terminen de alisar (planchar). O hay varias que andan con la plancha en la cartera todos los días y después se quejan que no saben por qué sus bolsos pesan tanto. Para evitar esto muchas mujeres han optado por el alisado permanente que en algunos casos contiene un peligroso componente. A todas esas fanáticas de este look. Según el New York Times el producto que se usa para el alisado de pelo permanente o semipermanente, podría ser cancerígeno debido a la utilización de formaldehído (formol) que se utiliza en la fabricación de algunos productos para alisar el  cabello. El mismo que se encuentra en esmalte de uñas, el enchapado, la madera aglomerada y los depósitos de cadáveres.

El gobierno de EEUU fue el encargado de informar a la ciudadanía del peligro en la utilización de este producto y también sumó el estireno con el que se fabrican vasos y platos desechables. Sin embargo, John Bucher, director adjunto del Programa Nacional de Toxicología norteamericano declaró al NYT que “las pruebas del carácter carcinogénico del formaldehído fueron mucho más contundentes que las correspondientes al estireno”.

Uno de los más peligrosos usos del formol en contacto directo con las personas es al realizar alisado permanente, ya que los químicos que logran el efecto deseado tienen formaldehído. Así que atención a todas las pelolais de mentira: esto realmente puede ser muy peligroso. Como dato útil les cuento que el químico en cuestión tiene un olor característico, distinto del amoniaco de las tinturas. Es sofocante y tiene un aroma muy parecido al de la formalina, pero es más potente. Victoria Sarno, Biotecnóloga molecular de la Universidad de Chile, nos contó que “todo producto de origen japonés (y/o coreano) no contienen formol, por las normas que tienen en esos países”. Así que cuando te quieras realizar un alisado fíjate que sea de aquellos lugares o mejor de una no te lo hagas. Sin embargo, no podrás tener una seguridad absoluta con el olor ya que algunos fabricantes le aplican perfume y con eso podría pasar desapercibido el olor del formol. Por eso, es muy importante que no confíes ciegamente en la publicidad de una peluquería; pueden argumentar que sus productos no tienen formol. No dejes que te apliquen cualquier cosa, mira el envase y fíjate en su formulación.

Además, les cuento que Otis Brawley, que es el médico director de la Sociedad de lucha contra el Cáncer en Estados Unidos, comentó que “es el olor de las casas nuevas, y también está presente en el esmalte de uñas. Lo único que una persona razonable puede hacer es controlar su exposición y disminuirla todo lo posible. Está en todas partes”.

Un punto interesante es que el 2° Informe sobre Carcinógenos del Instituto Nacional del Cáncer de EE.UU. (NIH), ya había un alerta sobre el formaldehído, además, de acuerdo a la información del NYT la información fue detenida durante 4 años debido a la presión que ejercía la importantísima y poderosa industria química. Otro punto negativo para la administración norteamericana.