¿Somos todas Bellas?

Las mujeres XL con todo el power

modelwhitney.jpg

Leyendo  a la Radio BioBio me topé con un pequeño comentario sobre la última edición de Vogue Italia en que aparecían en portada tres modelos de “talla grande”.

En verdad, son muy pero muy lindas. La idea de Vogue es cuestionar, o relativizar el paradigma de belleza que hoy nos domina a casi todas (algunas valientes logran des/prenderse).  Ser muy flacas.

La idea me llevó a recordar  que toda la vida he hecho dieta. Siempre he tenido la sombra de la “gordura” siguiéndome y en algunos momentos me he obsesionado patológicamente…  ahora, más vieja, sigue siendo un tema heavy pero el cansancio y nuevas obsesiones han dejado atrás el hambre congénito.

Muchas veces he querido liberarme de lo que veo como cadenas… pero no he tenido los cojones. Y obvio, como buena mina que se cree por sobre las estructuras, el discurso público representa lo que no existe en la realidad.

El cuerpo, más precisamente  la imagen del cuerpo, es una construcción cultural. Los parámetros de belleza son históricos, relativos, casi accidentales. Podemos saberlo, pero ¿cómo nos hacemos cargo de ese saber y lo asumimos en nuestras vidas cotidianamente?

Creo que todo este lío es producto de un ordenamiento masculinizado que concibe a los sujetos como objetos, entre ellos los “pobres”, los “huecos”, los “delincuentes” y las “mujeres”. Pero esto no nos quita la responsabilidad de hacernos cargo. Nada va a cambiar esta situación si no aprendemos a mirar el espejo sin miedo, relativizando la importancia de la belleza y reconstruyendo la idea de los cuerpos/otros…  los gordos o con celulitis o estrías o pelos…

Aún así… disculpen lo patuda, porque hasta ahora, yo no he podido…