¿Qué guardas en tu velador?

velador2.jpg

El velador puede ser un gran indicador sobre cómo es una persona. La cantidad de cosas que tenga encima o en el o los cajones si es que los tiene. La frecuencia con que lo ordena y la dificultad que tiene para encontrar algo en él puede ser abismante.

En mi opinión, el velador (o mesita de noche) debe ser un mueble absolutamente utilitario y ser usado como tal. No debe ser un contenedor de todo aquello que no sabemos dónde dejar. El velador o mesita de noche, entonces, debe tener aquellas cosas esenciales y que podemos necesitar durante la noche.

En mi caso, trato de mantener el mínimo de cosas tanto encima como en los cajones. De hecho, tengo una especie de protocolo de lo que debe ir allí, y si alguien quiere dejarme algo en mi pieza, bajo ninguna circunstancia debe dejarlo en el velador. En el velador sólo debe haber aquello que está, y nada más. Podrían pensar que todo esto es tremendamente obsesivo . y sí, lo es un poco, pero todo tiene un motivo técnico irrefutable. Dos elementos: agua y oscuridad.

En mi velador ustedes pueden encontrar:

1.- Lámpara (si pudiera, usaría alguna lámpara adosada a la pared)

2.- Teléfono fijo: a mis padres los llaman mucho por teléfono, aunque la gente sepa que no están, aunque sepan que tienen celular. Ellos son mayores y sus amigos y parientes siguen creyendo que los celulares son sólo para emergencias. Si un domingo en la mañana ellos salen, el teléfono sonará unas 5 veces en promedio. Si quiero maximizar mis posibilidades de continuar durmiendo, debo tener un aparato en el dormitorio mismo.

3.- Celular: si entran a robar y cortan los cables del teléfono, no me queda otra que llamar a los carabineros o a alguien por el celular. Eso nunca ha pasado pero es mejor estar prevenido.

4.- Libro gordo: un libro que siempre le echo mano cuando estoy a punto de dormir. Leo 4 ó 5 páginas y lo dejo en su lugar.

5.- Caja de pañuelos desechables.

6.- Vaso o botella de agua.

Y nada más. Ni las joyas del día, ni colets, ni el control remoto, ni un envase de yogur, ni una receta para comprar remedios, ni una cuenta por pagar, ni fotos, ni adornos, ni nada prescindible. Nada.

En el primer cajón, guardo mis remedios aunque en realidad no los necesito tan a mano; algunos pañuelos desechables, mi placa para el bruxismo y la billetera para salir de compras. En el segundo cajón van todas las cosas “electrónicas” cargadores de celular, pilas, cargadores de pilas, etc.

En el tercer cajón que es un poco más grande, van algunas carteras chicas que no uso tanto. Ahora que lo pienso, podría tener un velador mucho más chico, o bien tener de esos muebles ficheros antiguos, con cajones pequeños con una latita para poner un cartel. Ahí guardaría pero es que todo, y tendría una tabla con un canasto colgando para las pantuflas y para de contar.

¿Ustedes, qué guardan en su velador?