Buscando el sostén perfecto

sosten2.jpg

No puede haber absolutamente ninguna de ustedes que me lea y no me entienda. Es simplemente imposible. Si tienen muchas pechugas, pocas, nada o normales… a todas nos pasa.

En mi caso, no necesito tanto un sostén que afirme (porque no hay mucho que afirmar) sino más bien algo que reúna todo lo que existe desparramado por ahí y lo construya en un par de pechugas o algo que se le asemeje. He usado sostenes de varias marcas y los únicos que en verdad me quedaron bien, fueron unos de marca china que ya no traen, y que venían con una especie de bolsillito donde podía ir el relleno si uno lo requería. Maravilloso. Y servía como billetera cuando estaba de viaje.

Esa fue la solución. Después de probarme sostenes en tiendas chicas y grandes, de marcas baratas y de marcas caras, con push up, sin push up… nunca encontraba uno que me quedara bien tanto de copa como de contorno. Si me agachaba, se me veía todo. Si me lo apretaba, me molestaba…  O me quedaba bien, pero no hacía nada para ayudar a la naturaleza.

Llegó un punto en que me aburrí de comprarme un sostén de $10.000. Me duraba igual que el de $3.000, me quedaba igual de incómodo y no me hacía ver ni más pechugas ni con menos “de ese rollo idiota que sale en la espalda aunque uno sea flaca cuando el sostén es muy apretado pero no puedes soltarlo porque entonces no afirma nada.”

Pero esos con bolsillito fueron lo mejor. Aunque lo mejor mejor, era que costaban $3.000. Me compré negro, café, blanco, rosado y calypso. POR QUÉ DIABLOS NO COMPRÉ MÁS. VARIOS DE CADA UNO. Ya no venden. Eso fue hace años y los aguanté hasta que estaban feos, desteñidos y habían ya perdido la forma luego de tantos lavados. Me compré otros más -sin bolsillito- porque me gustaban los colores, pero ninguno me queda tan bien.

En serio que ya no venden. He buscado en todos lados. Me he comprado algunos parecidos y ahora he acumulado una serie de sostenes baratielis que voy dando vuelta, con la simple esperanza de que nunca se echen a perder. Eso fue el año pasado. Llevo un año sin comprarme sostenes. Llevo años usando sostenes que me quedan mal. Quizá no tengo que dejar de fumar (por que no fumo) ni dejar de tomar (porque no tomo) ni hacer dieta (claro, para que más se me achiquen las pechugas, ni por si acaso).

Tampoco tengo que ordenar el clóset ni la pieza ni ordenar nada porque en general eso me gusta y no me da lata y no más lo hago.

¿Pero quién me puede decir que no es una lata probarse sostenes? Entrar en un probador enano, colgar tu cartera, tu abrigo, tu chaleco y tu polera (ojalá no hayas andado con bufanda o gorro) morirte de frío, ponerte el sostén, darte cuenta que los tirantes no estaban perfectamente ajustados, sacártelos, arreglarlos, volvértelos a poner, darte cuenta que el tirante se enrolló en sí mismo y que no lograste organizar bien. Finalmente, logras que se ponga como se “debe” pero ahí te das cuenta que se te incrusta en el hombro y en la espalda, pero tus bubbies no tienen soporte alguno porque se quedan ahí flotando en una copa demasiado grande. Y así. Talla tras talla, modelo tras modelo, sostén tras sostén, tienda tras tienda, marca tras marca. Y el que te gusta, nunca está en tu talla.

Quizá deba ponerme en campaña, y encontrar el sostén perfecto. Cueste lo que cueste. Nah, mejor me compro una cartera. Esas siempre quedan bien.

Bueno, pero fuera de bromas, me puse a buscar y encontré un video que explique cómo diablos hay que hacerlo. Lamentablemente está en inglés, pero igual se entiende bastante.

Lo que dice la señora del video, básicamente es que hay que medirse las pechugas de la siguiente forma, (puede que necesites la ayuda de alguien más)

Necesitas una huincha de medir en pulgadas. Te mides la parte que va justo abajo de tus pechugas (todo esto sin sostenes claro, o quizá con un sostén deportivo finito que no haga más volumen) y eso va a determinar la talla de tu sostén (32, 34, 36, 38, 40 etc)

Después, hay que medir la parte de las pechugas, y luego, a esa medida lo que medía lo de abajo. Si la diferencia es de una pulgada, la copa es A. Si son dos pulgadas, la copa es B. Y así. Si uno mide 31 pulgadas; tiene que subirse al 32. ¿No suena tan difícil o sí?

No sé, yo lo hice y según este experimento, debería usar 36 C y no 32 B como he usado toda mi vida. Algo no anda bien. Porfa, la que lo haga, cuente si le sale más o menos lo que cree que es de talla.

¿Cómo han sido sus odiseas comprando sostenes?