Por qué me encanta America´s Next Top Model

topmodel1.jpg

Para las que no lo conocen, America´s Next Top Model es un reality show producido por la guapísima Tyra Banks, una ex modelo y conductora de televisón que partió muy chica pero que se ha construido toda una carrera en el mundo de la moda y la tv, sin pisar mucho las pasarelas.

La idea es hacer una convocatoria nacional donde miles de cabras mandan –o suben a la web- sus videos postulando a este concurso donde el premio mayor es una aparición de varias páginas en una revista de adolescentes (Seventeen) y un contrato de U$ 100.000 dólares con una marca de cosméticos.

Después de ver los videos, hacen una clasificación, y después otra, y seleccionan a 13 cabras que se irán a vivir a un depto o casa, generalmente en Nueva York o Los Ángeles. Toda clase de cosas pasan en ese lugar como se podrán imaginar, peleas, gritos, insultos, mochas y hasta relaciones lésbicas. Heavy.

Apenas llegan les hacen cambio de look. Algunas tienen el pelo a la cintura y lloran amargamente porque se los cortan, incluso a algunas, llegan con el pelo tan mal cuidado que las tienen que rapar. Una vez una no se quiso cortar el pelo y se tuvo que ir del concurso.

Y fuera de la casa, en las sesiones de fotos, desafíos y comerciales, la cosa se pone genial; porque les hacen hacer cosas realmente choras y novedosas, a que no difíciles: modelar en bikini en la nieve, tirarse de acantilados, ponerse arañas y serpientes encima y otras cosas por el estilo.

Bueno, pero como creo que la mayoría de ustedes sí cacha el reality, no hablo más de eso. Hablaré en cambio de por qué me gusta tanto.

Uno, la moda. Me gustan mucho los looks de Tyra Banks, los diseñadores nuevos y no tan nuevos que presentan; el modo que tienen de hacer las producciones etc,  simplemente me encanta.

Dos, me gusta ver cómo las modelos sufren. En serio. Me gusta ver que tienen que efectivamente trabajar, y siento un pequeño placer en ver cuando lloriquean porque pasan frío o dolor. ¿Creían que era fácil la cuestión chiquillas?

Tres: y he aquí mi parte favorita de todas. Es un programa consciente. A Tyra le cargan las minas excesivamente flacas. Le cargan las minas con caras demasiado normales, o esas que de tan minas creen que por sólo serlo, van a ser modelos. Le cargan las minas pesadas, peladoras, peleadoras, reclamonas, lloronas, mamonas, acusetes, conflictivas  y vengativas.

Mi pololo y el marido de una amiga que lo ven con nosotras –obvio, en todos los capítulos salen al menos una vez en bikini y cada cierto tiempo una que otra se besuquea- dicen que no todas son tan bonitas, que encuentran que algunas son feas y la mayoría nada de ricas.

Imposible explicarles que el programa no trata de eso; que no busca ni a la más mina, ni a la más bonita ni a la más alta ni menos a la más rica. Buscan una combinación de todos los factores anteriores, más aspectos como la energía, personalidad, simpatía, cercanía, fotogeneidad y muchas otras cosas más.

Claro, la mayoría son más bonitas, más flacas y mucho más altas que una. Pero ver este programa de cierta forma me hace tener esperanza en que la industria de la moda de alguna forma se orientará alguna vez a dejar de lado la anorexia, la drogadicción, la mala onda y la maldad que se le ha asociado por mucho tiempo.