Esa exquisita siesta

¿Por qué es bueno dormir una siesta?

tiredatwork.jpg

http://www.rightlivingsite.com

Nada mejor que una rica siesta para recargar energías; hoy me sentía particularmente cansada, por lo que quise averiguar porqué la siesta es importante, por lo que conversé con Daniel Serey, Docente de la Escuela de Psicología de la Universidad del Pacífico.

¿Dé dónde viene la costumbre de la siesta?

Dormir después de almorzar es una costumbre muy antigua. La palabra siesta etimológica viene del verbo “sestear” que deriva de los romanos por “hora sexta”, en torno a las 14:00 y 16:00 horas. Tradicionalmente la siesta se realiza durante esa hora, por eso de la expresión “hora sexta” que por evolución del lenguaje, derivó a la palabra “siesta”.

¿Cuál es la importancia de la siesta?

Nadie duda de que la siesta ocupe un lugar en una buena calidad de vida/psicológica y que influye directamente en nuestro estado de la salud. Por ello, que los peritos en el tema, dan gran importante a lo que es dormir lo suficiente, y eso incluye naturalmente, una siesta.

Es indudable la sensación de bienestar que proporciona una buena siesta más allá de lo que dicen las investigaciones científicas. El sueño normal tiene cinco momentos o fases que se ejecutan en un tiempo más menos de una hora y media aproximadamente, lo que completan el ciclo (un ciclo se forma de las cinco fases y en una noche se efectúan cuatro o cinco ciclos). Sin embargo, estos ciclos no son parejos, ya que están sistematizados por el reloj interno que se establece por causas como la secreción de hormonas y el control de la temperatura. Durante el sueño nocturno, se registran cambios metabólicos que provocan una disminución en la frecuencia de latidos del corazón y la presión arterial. Aparentemente, durante la siesta se pondrían en acción mecanismos similares, lo que provocaría un trabajo más reposado de las funciones cardíacas y, en consecuencia, una disminución en los riesgos.

¿Qué es la melatonina y cómo puede relacionarse con el trastorno del sueño?

El  trastorno del sueño puede estar relacionado con una baja en la producción natural de melatonina, una hormona producida por la glándula pineal que se libera en condiciones de sueño, y que tiene directa relación con la estabilidad emocional, con la regulación del reloj biológico y con el buen funcionamiento del sistema inmunológico, cardiovascular y neurológico; también en el estado psicológico (cambio del humor).

Esta hormona (melatonina) baja considerablemente entre las 13:00 hrs. y 15:00 hrs, siendo esto una gran justificación para la baja en la producción, por lo tanto, el dormir una siesta pequeña produciría esta hormona y llevaría a los sujetos a ser más productivos.

Por otra parte, las investigados desde hace un  tiempo han demostrarían una disminución significativa en el riesgo de sufrir un infarto fatal, cifra que disminuye en un 37% en aquellas personas que toman siestas habitualmente (este estudio epidemiológico en cuestión, publicado en la revista “Journal of Applied Physiology”, realizado a 23.000 personas en Grecia, mostró, por otro lado que quienes dormían la siesta sólo en forma ocasional, tenían una reducción del riesgo que alcanzaba únicamente el 12%). Según esta investigación en particular, demuestra la “influencia para provocar cambios en la presión arterial”.

Alrededor del mediodía el cuerpo manifiesta un poco de somnolencia. ¿Por qué?

“Porque el cerebro pide un descanso”, Fuente (Psicóloga especialista en alteraciones del sueño de la Unidad de Alteraciones del Sueño del Institut Dexeus de Barcelona) nos explica que “La siesta es un período en el que el cerebro necesita de un breve descanso. Por eso tenemos sueño en este periodo de tiempo. La digestión también produce un pequeño estado de sueño que se une a la siesta”. Sin embargo, la siesta no es aconsejable para las personas que padecen insomnio o tienen problemas con los ciclos sueño-vigilia (la duración ideal de la siesta es de más o menos media hora).

¿Por qué una siesta no es pérdida de tiempo?

Una siesta no es una pérdida de tiempo, porque contribuye a mejorar el rendimiento cuando se reanuda la actividad y reduce los riesgos a los que nos exponemos en nuestra actividad laboral debido a que con ella se aumenta la agudeza mental.

Durante la siesta el cerebro hace un alto, recarga energía, normaliza la temperatura, fortalece los procesos de memoria, manda a la papelera de reciclaje la información sin importancia y graba en otro archivo lo significativo. Este proceso es de mayor importancia (proceso fisiológico) y trascendencia en el ser humano, puesto que, los múltiples procesos internos que se llevan a cabo mientas la mente está desconectada de la realidad, fortalece el sistema inmunológico y los neurotransmisores (que son los mensajeros cerebrales que organizan a cada órgano y prepara las funciones que realizará el sujeto).

¿Por qué es importante dormir lo suficiente?

Dormir es importante, ya que el cerebro debe descansar y si no lo hace lo suficiente, sufre alteraciones, debido a que nuestras neuronas, cuando están cansadas, entran en cortos estados de letargo de manera individual. Si las personas permanecen despiertas por mucho tiempo, se dan lapsus de atención, toma de malas decisiones y fallos frecuentes en pruebas cognitivas, incluso cuando no se sienten especialmente adormiladas. Esto se debe a que, se dan cambios en la fisiología cerebral, tal cual lo reflejan el encefalograma y las pruebas de imagen.