¿Jabón o gel de ducha?

Hay tanto para escoger

bathmeditation.jpg

Años atrás sólo podíamos contar con jabón en barra para bañarnos. Años atrás, en realidad, no había nada más. Tampoco existían las duchas – o al menos no eran tan comunes- y el agua caliente era un lujo –bueno, sigue siéndolo- pero ahora es más común.

Con la contaminación en el aire, las largas horas de trabajo, el apelotonamiento en el metro y miles de otras cosas de la vida moderna, se hace maravilloso poder disfrutar de una ducha al comienzo de cada día, o al final, o después de hacer deporte… o a veces, para las más “acuáticas” ducharnos varias veces al día. O darnos un glorioso baño de tina.

Como el agua parece no ser suficiente para remover la mugre que insiste en pegarse en nuestro cuerpo, es que la industria ha aprovechado para generar una serie de productos para acompañarnos en nuestro baño: jabones –en barra o líquido- geles de ducha, aceites o leches para el baño. Las aplicamos con esponjas, pañitos, guantes de crin o cepillos.

Los hay de diferentes fragancias: florales, cítricos, dulces, lavanda, vainilla, rosas, chocolate… y con distintas funciones: energizante, relajante, tonificante, anti-celulitis, exfoliantes…

Un producto para el baño puede parecernos muy oloroso, tener una textura muy agradable y dependiendo del producto, puede proporcionarnos –o no- un buen grado de humectación o mantención de la humedad natural de la piel… pero la verdad sea dicha, no tendría cómo ni por qué hacer cosas por problemas profundos –como la celulitis – debido a que es muy poco el tiempo que permanece en nuestro cuerpo.

En lo personal, prefiero utilizar un gel de ducha, que aplico en una esponja de red. Uso sólo un poquito y hace la suficiente espuma. Me regalaron un gel reafirmante que estoy usando porque no tengo otro y para qué comprar si ya hay. Pero sí tengo muchas ganas de probar otros tipos de geles –o aceites- y diferentes olores, sobre todo si son de aceites naturales; como duran tanto, no importa tanto gastar un poquito más. No me gusta el jabón en barra, porque siempre se me cae en la patita, y pucha que duele. Lo que es yo ayer llegué muerta a la casa… así que me di un baño de tina bien caliente con una bombita de sales minerales que me regalaron para mi cumpleaños del año pasado. Quedé totalmente renovada.

¿Ustedes qué prefieren?¿Jabón o gel de ducha?