La máscara de pestañas perfecta

¿Dónde está que no la encuentro?

mascara.jpg

http://creatingabetterlife.net

La semana pasada anoté en mi libreta sobre lo difícil que me ha sido encontrar una máscara para pestañas que me guste realmente. Pensé en escribir un post pero decidí esperar unos días mientras probaba una máscara de pestañas nueva que tenía.

Pero el comentario de una lectora en el post del look gold, que sufría con el “apelotonamiento” de sus pestañas, me animé a hacerlo.

Es, a mi juicio, el rey de los productos cosméticos. Un rostro lavado, cambia en un 70% con la sola aplicación de una máscara de pestañas, y aproximadamente un 30% con una transparente.

Desde que me maquillo, hace hartos años ya, no he comprado nunca dos veces la misma máscara. Algunas me han gustado, pero ninguna lo suficiente como para dejar de aprovechar la posibilidad de probar alguna nueva. Me han regalado varias también y ninguna la he dejado pasar. Sin embargo, ninguna se ha ganado mi amor incondicional.

Primero; buscaba definición: no quería que saliera mucha cantidad y la idea mía es que cada pestaña se cubriera con máscara sin que estas se pegaran entre sí. Un producto que incluía una peinetita en el aplicador solucionó el problema, pero sólo por un mes, al cabo del cual la necesidad por escarbar dentro del envase invalidó el sistema de la peineta.

Luego, quería curvatura extrema, así que probé las con cepillo tipo cuchara. No sé si habrá sido la marca pero lo mismo, un mes perfecto y luego mal. La curvatura, piola, pero la duración, ridícula. Salía de mi casa y llegando al trabajo ya no me quedaba nada.

Entre medio, probé con una “Alto volumen” pero que al no ser a prueba de agua, tampoco me duraba mucho.

Las clásicas y normales, de cepillo recto con grosor normal, han sido quizás las mejores; prometen poco y de cierto modo lo cumplen. Como soy fanática de los conchitos, suelo no botar las máscaras. Las uso hasta que empiezan a “guatear” (o sea, a no ser eficaces) y luego las voy repartiendo en mi cartera, oficina, casa del pololo, cosa de poder retocarla durante el día, lo que termina siendo necesario porque –insisto- ninguna me dura.

¿Cuál es mi queja principal entonces? La duración. La naturaleza me benefició con unas pestañas largas y relativamente dóciles, que se curvan si las encrespo con cuchara ya que he desarrollado un pequeño terror al encrespador; aunque cuando lo he usado me ha quedado bien, así que eso no es rollo. En cantidad estoy bien; el volumen tampoco es un tema.

Dicen que no hay que usar contra agua porque debilita las pestañas; no he tenido ese problema, y para quitarlo, un desmaquillante suave, al menos dos discos de algodón y harta paciencia, o en caso extremo aceite para bebé o aceite de oliva hacen su pega y yo feliz.

De todos modos, me han dicho que hay una cremita llamada Klika, que las fortalece. También dicen que hay que echarse una gotita de aceite de ricino en el área de las pestañas.

Simplemente quiero una máscara que me dure al menos hasta la hora de almuerzo; que levante un poco mis pestañas y me de esa mirada limpia y despejada, tan necesaria en las mañanas del lunes. Quisiera agregar también que la máscara café sólo sirve si eres rubia; si no, mejor echarse transparente no más.

Me encantaría recomendarles alguna, pero creo que esta vez, la cosa será al revés.

¿Han tenido problemas eligiendo una máscara de pestañas?

¿Cuál me recomendarían?