¿A quién hacerle caso al escoger un producto cosmético?

A veces uno no compra el producto preciso.

cosmeticos2.jpg

http://dieteticatrisquel.files.wordpress.com

Muchas veces, por el apuro o por el entusiasmo, adquirimos productos que pueden no ser los mejores. No se trata del elevado costo o de lo conocida que puede ser una marca. Se trata de que no todos los productos son para todas las mujeres.

Por los posts que he publicado, creo que pueden intuir que soy una fanática de cómo yo los llamo “produstos” ; tengo bastantes cosas y no gasto demasiado dinero. Es sólo cuestión de organización. No siempre lo más caro y conocido es lo mejor

Primero, definir qué es lo que uno necesita. Para un labial; ¿Te interesa que sea duradero o que humecte? Para un champú ¿qué te haga sentir el pelo muy limpio o que no lo reseque tanto?

Luego, ver más o menos cuánta plata una puede o está dispuesta a gastar. En esos casos hay que considerar cuánto dura el producto: no es lo mismo un champú que dura un mes aproximadamente, que un aceite para puntas que puede durar un año. A veces en aquello que dura más tiempo (porque usamos menos cantidad) podemos gastar un poquito más.

En tercer lugar, es importarse informarse. No sólo con la publicidad; también es bueno revisar Internet, hay muchos sitios de maquillaje y de pelo, como el de nuestra querida colaboradora Beatriz Fernández, donde las usuarias prueban los productos que van comprando y cuentan su experiencia.

Pero eso no es todo lo que tienen que preocuparse. La persona que hace el blog, puede no tener el mismo tipo de pelo o piel que ustedes, puede que le guste ducharse con el agua más caliente o que disponga de más tiempo para utilizar ciertos productos con cierta frecuencia. Y una lista larga de etcéteras.

Tampoco es llegar y comprar lo mismo que la amiga; aprovechen y sean “patudas” y “solidarias”. A mis amigas muchas veces les busco potes pequeños y les llevo una “muestra” de algo que compré, o de frentón se lo presto algunos días y ellas hacen lo mismo.

Quien nos puede ayudar es la persona que nos vende estos productos, ya sea la vendedora de una tienda o la consultora de una línea de productos por catálogo. Encontré esto en un sitio español, donde decía que era importante que la vendedora a una la observara bien como era su piel/pelo, pero que también la escuchara a uno de lo que quería y lo que necesitaba.

Como consejo personal, les puedo decir que si están buscando un producto y llegan a la perfumería, supermercado o donde sea y hay una promotora de determinada marca, escúchenla; pero también pregúntenle y sólo adquieran el producto si es realmente por ustedes.

En último término, siempre es bueno no eternizarse con lo que uno usa. Cada vez que algo está por acabarse, echar una miradita rápida en farmacias, perfumerías, catálogos y supermercados, para ver las novedades y evaluar si algo puede ser mejor de lo que esperábamos.