Colombia: Campaña anti silicona

un debate interesante

pechugas.jpg

http://www.soho.com.co

En Belelú ante todo, estamos por la libertad  de acción y de opinión; quien genuinamente quiere hacerse una cirugía estética, pues que lo haga, tampoco es algo muy fácil de hacer (se necesita lucas y una gran tolerancia al dolor). Es cierto que muchas mujeres ven en la cirugía cosmética una forma de “ayudar” a la naturaleza a “compensar” aquello que nos “falta”, y eso las hace felices. Y eso está bien.

Pero cuando vemos campañas como esta, de varias mujeres colombianas sacándose los sostenes para apoyar la campaña en contra de las operaciones estéticas, no puedo menos que aplaudir, más que nada por las palabras que destaqué arriba. Ese enfoque mediante el cual las mujeres nos vemos empujadas a sentirnos inferiores,  anormales o defectuosas por no tener grandes pechos. Como si tuviéramos algo malo.

No negaré que como tabla de planchar que soy, he pensado en la idea de someterme a un procedimiento quirúrgico donde me duerman con químicos fuertísimos que podrían matarme o dejarme idiota, tajeen mis bubbies y me ingresen unas cápsulas gelatinosas, me las vuelvan a coser y me dejen con un dolor inmenso y con una gran deuda económica. La racionalidad entonces me empuja a darme cuenta de lo absurdo que suena todo eso. Ni siquiera me meto en dilemas morales, sobre si estoy o no contenta con lo que la madre naturaleza destinó para mí.

Pero cuando veo iniciativas como esta, claro que me lo cuestiono. En primer lugar, gran valor el de las cabras de mostrarse así tal cual. Son todas chicas guapas con una gran libertad interior. (A mí me daría un pudor inmenso salir así en Internet, pero bacán que ellas puedan hacerlo y  así llamar a la reflexión).

Es cierto, más allá de que sea caro, peligroso y doloroso…

¿Cuáles son los motivos realmente importantes por los que quizá no deberíamos operarnos?

Los motivos están dados justamente por los mismos que usamos para sí operarnos: vernos “como” “debiéramos”.  Qué rabia estar así de atontadas por la industria. No pues, uno no debiera “ser” ni “verse” de determinada forma. A lo más, uno debiera ser buena persona y preocupado de los demás, al menos eso pienso yo.

Muchos hombres dicen que prefieren unas pechugas chicas y naturales que unas grandes y plásticas. Puede ser, pero, ¿Por qué entonces igual miran más a la tetona que a la plana? Es como cuando salían todos los dermatólogos alegando contra el solárium y el sol, pero a nadie se le ocurría prohibir los vestidos gris perla o amarillos (las pálidas como yo saben que son prohibitivos, una se ve de un solo color).

Ustedes, ¿qué opinan de las cirugías plásticas?