El doble filo de Facebook

Hay veces en que esta red social te juega malas pasadas. Siempre es mejor prevenir.

facebook-1.jpg

(cc) clasesdeperiodismo.com

Definitivamente Facebook es la herramienta más copuchenta y sicópata del planeta. Vas a un carrete, te gustó un mino o te fijaste si es amigo de algún amigo tuyo en común y ¿Qué haces? Lo agregas y al segundo ya sabes si pololea, si se ve bien en short, si tiene hermanos igual de ricos que él, qué música le gusta, entre muchas cosas más.

En un principio, quizás, no te atreves a agregarlo y menos a escribirle un mensaje privado como para crear cercanía, pero este programita también pensó en ello, entonces, le das “un toque” y asunto arreglado. Con eso puede que te lo devuelva o te agregue. Cuento listo, teniéndolo en tu lista de amigos, podrás tener toda la información necesaria, para ver si a simple vista es un buen o mal partido. Esto sirve mucho cuando has tenido una de esas noches medias locas, donde le diste besos a un chico que encontraste mino, que nunca habías visto en tu vida y como le diste tu número de celular, a los pocos días te llama y te invita a salir. A esas alturas ya lo tienes en tu lista de facebook, por lo que antes de aceptar la invitación, le echas un vistazo a sus fotos para ver si vale la pena o no.

Hasta aquí todo bien con Facebook. Pero hay veces donde esta red social se convierte en tu peor enemigo. Por ejemplo, cuando te patean y cometiste el grave error de ponerte “en una relación” y luego pasas a “soltera”, hay show. Todo el mundo comienza a comentar, gente con quien no quieres hablar te llama y lo que querías mantener como algo personal, se vuelve imposible. Para esto te voy a dar un dato. Existe la opción de ocultar esa información, por lo que cuando ya sea una realidad tu término, puedes desvincularte del tipo que fue tu pareja y para nadie será una novedad.

Lo malo es cuando dices un par de mentiras y Facebook te delata. Esto ocurre sobre todo cuando estás saliendo con más de un pinche a la vez. Por ejemplo, te llama el de ojitos claros y te dice “vamos a un pub hoy en la noche”. Y como tú ya te comprometiste a ir a un lugar más loquillo con el otro tipo, le dices “pucha hoy estoy tan cansada que mejor salgamos mañana ¿Te tinca?”. Todo lo haces para salir con el de ojitos oscuros, el que tiene la brillante idea de escribirte en tu muro “hay que repetir la salida de anoche”. A esas alturas el de los ojitos claros ya te eliminó de sus amigos.

Como recomendación, no entregues tanta información en facebook. Siempre es bueno conservar algunas cosas para la imaginación y para que cuando salgas con un chico la cosa sea más entretenida. Trata de no hablar de tu estado de ánimo ni menos de lo fome que puede estar el trabajo ese día. Recuerda que hace algunos días incluiste a tu jefe a tu lista y a tus colegas también. Por otro lado y para finalizar, no hay que ser sicópata ni escribirle en el muro al mino que te mueve el piso todo el día. Tampoco le comentes todo lo que escribas y no te pases el rollo de que el tipo muere por ti solo porque te puso “me gusta” en tu foto o estado.