Llegan las vacaciones y con ella el trágico rito de la depilación

Todas las maneras que existen de sacarnos los pelos.

kimkardashian.jpg

Creo que los pelos es el peor castigo que nos podrían haber dado a las mujeres, es súper cansador estar siempre pendiente de los vellos, ver que nos crecen al instante una vez que nos depilamos, buscar infinitas maneras de reducirlos, estar siempre al día con lo último en depilación y preocuparnos todo el verano de que no se nos escape ninguno por ahí. Terrible. En este post no les voy a dar las fórmula milagrosa, ni el mejor método del mundo, ojalá lo tuviera, solo les voy a decir cuáles son las maneras más típicas de depilación, sus beneficios y sus problemas.

La famosa máquina de afeitar que a veces le sacamos a nuestra pareja: solo corta los pelos en la superficie, es decir, a los dos días los vamos a tener crecidos de nuevo porque en ningún caso los saca de raíz. El problema de utilizar este método es que el vello se engrosa con el tiempo y además la piel queda irritada.

Cremas depilatorias: funcionan igual que la afeitadora, cortan los pelos a través de un proceso químico o sea que tampoco nos dura mucho la piel sin vellos con esta técnica, máximo cuatro días de felicidad. Lo bueno es que es sin dolor y son fáciles y rápidas de usar.

Un clásico, la cera: es efectiva porque saca los pelos de raíz y la depilación nos puede durar incluso un mes, pero no la pueden usar personas con problemas circulatorios y nos deja la piel roja al principio. Hay que hacerlo en lugares que sepan aplicarla bien porque a veces pueden provocarnos quemaduras.

Depilación en frío con bandas: esta técnica está cada día más de moda porque son rápidas de usar, son desechables y económicas, además sacan los pelos de raíz así que el efecto dura varias semanas.

Depilación con hilo: esta práctica llegó a Chile con los refugiados palestinos, porque es un atécnica milenaria de Medio Oriente que enrolla los pelos en un hilo fino y va cortando. El problema es que no los casa de raíz, es decir, funciona como la afeitadora y el efecto por lo tanto dura unos días solamente.

Máquinas eléctricas: son prácticas porque se pueden usar en cualquier lugar y al ser pequeñas no molestan en los viajes. Sacan los pelos de raíz así que el efecto dura varias semanas, el único problema que tienen es que son más dolorosas que la cera.

Cera en roll on: es cera en frío que se aplica con un sistema de roll on sobre la piel y que luego se retira con bandas de papel o género desechables. Es para mi gusto la mejor, porque es rápido, práctico (no hay que calentar nada), fácil de llevar y saca los pelos de raíz y lo mejor es que su efecto dura más que el de la cera tradicional.

Láser y luz pulsada: es la opción que tiene efectos más duraderos, pero no definitivos. Si usamos este métodos podemos estar sin pelos entre cuatro y cinco años. La luz y el láser queman los pelos, lo malo es que hay que someterse a varias sesiones y no lo pueden realizar las embarazadas, personas con implantes metálicos, quienes padezcan epilepsia, trastornos metabólicos, problemas a la tiroides o cáncer.

Electrólisis: es la única forma de depilación definitiva porque destruye el folículo de cada pelo a través de descargas eléctricas. El problema es que es lento de aplicar porque se realiza en cada centímetro cuadrado de la piel. Tiene las mismas contraindicaciones que el láser.