Clasificación de la piel y preparación según su tipo

Descubre cuál es tu tipo de piel y aprende a cuidarla.

(cc) eric_malette

Todas las pieles son diferentes y cada una de ellas necesita un cuidado y tratamiento especial por lo tanto lo primero que debes hacer para descubrir cómo cuidarla es reconocer qué tipo tienes.

Normal: Equilibrio entre la cantidad de grasa y la hidratación. Tiene una textura mediana y color saludable. Se recomienda limpiar la piel con un desmaquillante no oleoso, con leche limpiadora. Idealmente después pasar un algodón húmedo para dar pasó a la hidratación con una crema o suero que deje una piel humectada y de textura elástica.

Grasa: Superficie grasa y brillante. Puede tener poros dilatados y puntos negros. Las causas pueden ser genéticas, por la dieta ó por el medio ambiente. En este caso se recomienda usar un gel limpiador, usar hidratantes no grasos y productos para controlar el brillo bajo el maquillaje.

Seca: Superficie mate. Por lo general, poros pequeños y piel fina. Asimismo, se pueden observar capilares rotos, arrugas y escamación. Las causas son la edad, la dieta, las drogas, los productos de limpieza demasiado fuertes y el medio ambiente. Usar una crema de limpieza o un aceite, no hace falta usar tónicos, el agua de rosas es ideal para la piel seca. Hidratar con una crema que se absorba fácilmente.

Acneica: Se observan puntos negros y/o poros obstruidos, granos, inflamación, acné quístico, poros dilatados, brillo excesivo, cicatrices y sensibilidad. Las causas son genéticas, el stress, la dieta, las drogas, la mala digestión o la limpieza inadecuada. Idealmente usar tónico de limpieza astringente, después ojalé hidratar con algo en serum o sueros especializados, como el suero; thermal fix de vichy.

Mixta: Se observan zonas grasas, zonas secas, zonas deshidratadas y zonas acnéicas. Las causas son las mismas que mencionamos anteriormente. En este caso se recomienda usar una crema limpiadora con base grasa (que disolverá la acumulación de grasa excesiva en la piel) masajeando las zonas grasas y sólo pasando ligeramente por el resto de la cara. Aplique un producto hidratante, evitando la parte central de la cara, que ya recibe suficiente hidratación desde el interior. También se puede usar en esa zona un hidratante no graso, como oil control de Mac, o otro producto de otra marca que cumpla la misma función.

Sensible: Se observan rojeces e inflamación sobre piel fina. Las causas pueden ser las alergias, el stress, factores externos como productos cosméticos agresivos como; los detergentes de los limpiadores o jabones, la irritabilidad y un desequilibrio en la cantidad de grasa que produce la piel. Para esta piel se recomienda usar productos hipoalergénicos que no contengan alcohol, usar cremas limpiadoras (con esto se ahorra poner la piel sensible al agua). Para eliminarla usar un algodón humedecido. Evitar toallas secas y húmedas. Finalmente hidratar con una crema para piel sensible, pero testear sobre la barbilla y dejar pasar unos minutos.