El renovado smoky eyes

(c) Christian Parente (SPFW)

Si hay un look que mata, es el smoky eyes. Me atrevo a decir que es de esos clásicos del maquillaje que no sabe de tendencies ni de colecciones de temporada, pues siempre se roba las miradas. Debe ser esa mezcla entre vampiresa y niña mala, ese toque under, que hace que si llevas un estilo smoky eyes no necesites nada más de color. Los ojos lo son todo. No en vano se repite una y otra vez en las pasarelas más importantes del mundo, entiendase los fashion week de París, Milán, Londres, Nueva York, Cibeles y Sao Paulo (En la foto el look que escogió el diseñador Alexandre Herchcovitch en el último Sao Paulo Fashion Week).

Pero cuidado chicas, un estilo como éste donde se usa tanta sombra en los ojos, donde hay que aplicar delineador y saber difuminar, no es tan fácil de lograr. La maquilladora profesional Minata Rodríguez nos entrega las claves para saber llevar el estilo de ojos ahumados.

Los primero, dice, es delinear el ojo por dentro en negro o gris petróleo. Después se debe aplicar una sombra igual de oscura en el párpado móvil, en la zona más cercana al borde del ojo, cuya intensidad debe ir disminuyendo en la medida en que nos acercamos a la ceja. Para conseguir ese efecto es necesario difuminar el color con los dedos. Según explica, es importante aplicar iluminador en la parte alta del párpado, justo bajo de la ceja, para acentuar el efecto.

El toque final es la máscara de pestañas negra. Ésta puede aplicarse a lo largo de todas las pestañas o desde la mitad hacia la punta, si es que quieres menos dramatismo en la mirada. Su última recomendación: siempre que se trabaja con sombras en colores oscuros hay que cuidar que las partículas de pigmento no caigan debajo del ojo, por lo que se aconseja presionar el color con el pincel en lugar de dar brochazos sueltos.

Una regla básica del maquillaje es mantener cierta armonía, lo que nos indica que si se acentúa el maquillaje en los ojos debemos dejar los labios más ténues. En el caso del smoky eyes, el ideal es aplicar sólo brillo en la boca o bien un tono rosa pálido. Ahora, si eres de las que le gusta ir a la vanguardia puedes probar hacer el mismo look ahumado, pero en lugar de sombra gris o negra utilizar un azul oscuro. El principio es el mismo: sombra en el párpado superior pegada a la línea de las pestañas, difuminar hacia el exterior, delineador y máscara para el toque final.

Si tienes dudas sobre el azul, cómo le queda a tu color de ojos o tono de piel, pierde cuidado. Los expertos dicen que el azul ayuda a realzar todo tipo de iris, incluso ojos negros, ya que favorece el constraste.

¿Aprendiste la lección? Entonces, atrévete con el smoky eyes, de seguro no pasarás desapercibida.