Pedicure con peces

74219.jpg

Si existen tratamientos estéticos a base de lodo, algas marinas o incluso baba de caracol ¿por qué no peces? Este es el último tratamiento de moda en cuanto a pedicura. Existe hace años en países asiáticos como China y Tailandia.

Unos peces conocidos como garra rufa se encargan de comer la piel escamada o mejor dicho, células muertas de los pies. La persona sólo debe sumergir sus pies en un estanque lleno de estos pequeños pescaditos que trabajan horas extra y gratis. Ellos harán todo el trabajo en tan solo 20 minutos, mientras el cliente siente un leve hormigueo, nada de sustos, no hay mordiscos.

El resultado al parecer es una pedicura perfecta, sin callosidades y dejándote la piel muy suave.

Fuente: soyentrepreneur