7 señales que indican que aún puedes salvar tu relación si sientes que se está oxidando

Esto podría definir si tu relación tiene futuro o es mejor dejarla por la paz

Toda relación pasa por momentos difíciles y mientras que algunas veces los problemas nos superan y es mejor terminar, otras parecen tener esperanza de resurgir.

En su mayor parte, las personas no entran en relaciones queriendo que terminen algún día. Una entra en una relación con la esperanza de que eventualmente conduzca a algo duradero con un futuro prometedor. Pero existen muchos factores que pueden romper con toda la ilusión aunque aún exista amor por ambas partes. A veces una relación ni siquiera  se deteriora por peleas o desacuerdos, sino que simplemente comienza a sentirse un distanciamiento que te hace cuestionarte sobre si es el principio del fin.

¿Realmente deberías dejarlo hasta ahí o tratar de sacarlo a flote? Antes de tomar cualquier decisión, da un paso atrás y reflexiona un poco. Estos puntos te ayudarán a definir un poco más las cosas.

Sigues aprendiendo y creciendo

A menudo, las personas eligen terminar una relación si se sienten estancadas, cuando no hay hacia dónde avanzar y por el contrario, sienten que todo va marcha atrás.  Pero si encuentras que tu relación todavía te empuja a crecer de alguna manera, entonces es una señal de que todavía hay esperanza. Las relaciones son difíciles pero si puedes aprender y crecer a partir de los desafíos que se ponen enfrente, entonces es probable que valga la pena aferrarse a salvarla.

Cuidas mucho los sentimientos de tu pareja

Tomar en cuenta y procurar al otro es fundamental en las relaciones y un gran indicador de que las cosas pueden continuar. El egoísmo es un detonante de problemas y si comienzan a no preocuparse por las necesidades, sentimientos y deseos del otro, entonces no hay futuro juntos. Si todavía hay empatía y calidez el uno para el otro, es una buena señal.

Todavía puedes recordar lo que te unió en el primer lugar

Compartir memorias de la primera vez que se conocieron puede ayudar a recuperar parte de la pasión que sentían el uno por el otro al principio. Recordar lo que los unió inicialmente es otra señal esperanzadora de que una relación puede funcionar. Entonces, si mirar hacia atrás puede reavivar esos sentimientos que inicialmente tenías para tu pareja y hasta sientes cosquillas o mariposas en el estómago, eso en sí mismo puede hacerte la esperanza de que tal vez puedas volver a ese lugar otra vez si retoman las cosas.

Todavía hay esos momentos de comodidad

Si aún tienen esos pequeños momentos en los que disfrutan estar abrazados en la cama o en los que tomar su mano te da seguridad, entonces quizá sea bueno intentar seguir.  Si todavía ríen juntos o le puedes contar con tranquilidad tu día , entonces es una buena señal de que la relación sobrevivirá.

Ambos son capaces de comunicarse

Supongamos que han estado discutiendo o teniendo problemas desde hace un tiempo, y están considerando romper. Una cosa que podría hacerte aguantar es la capacidad de comunicarse, así como la capacidad de expresarse abiertamente. Si aún puedes decir lo que piensas y expresar tus sentimientos, entonces vale la pena considerar seguir con la relación. Recuerda que la comunicación es básica en las relaciones así que en el momento en que ésta se rompe, entonces no hay más a dónde ir.

Tus amigos te dicen que te quedes

Siempre debe tener en cuenta los consejos externos, aunque no deben ser los que definan la relación, tus amigos y familiares conocen cómo son cuando están solos y pueden detectar de inmediato cuando eres feliz o triste. Ellos podrían proporcionar una nueva perspectiva para ayudarte a ver las cosas de manera diferente. Son como un sexto sentido que te ayudarán a definir muchas cosas.

Los dos quieren trabajar en la relación y aún ver un futuro juntos

Esto es lo más importante. Si ambos están en el mismo canal y están de acuerdo en seguir, entonces no hay mejor señal. Tener metas e intenciones similares puede ofrecer muchas esperanzas. Este es uno de los indicadores más importantes de que aún hay algo que vale la pena guardar. Si ambos están dispuestos a trabajar en su relación y tal vez incluso buscar ayuda profesional externa, podría marcar la diferencia.

Te recomendamos en video