Enamórate de alguien que te ame en tus peores días

Enamórate de quien sepa apreciar todo lo que eres

El verdadero amor es raro. Es una luz en medio de la oscuridad capaz de vencer cualquier cosa. Está destinado a ser apreciado, saboreado y devorado y a pesar de que nos hemos visto obligadas a dejar de voltear a las fantasías hollywoodenses, una parte de nosotras sigue creyendo el cuento del "príncipe azul". No es algo de lo que hay que temer o huir.

Sin embargo, hay que saber de quién enamorarse, porque una cosa es estar con alguien porque te emociona tenerlo a tu lado y por la comodidad que te genera su presencia y otra muy diferente es elegirlo porque sabes que con esa persona puedes ser tú misma, te sientes segura y es donde te gustaría estar por el resto de tus días, aún cuando las cosas se ponen difíciles es el verdadero desafío.

El amor con el que debes conformarte es uno que te acompañe con todo y los pedazos de tu corazón roto, sin complicaciones ni dramas. Porque una cosa es que existan altas y bajas y otra que sólo goce de los días de sol pero que no esté dispuesto a enfrentar la tormenta .

Frente al amor verdadero nos encontramos desnudas y vulnerables, con nuestras fortalezas y debilidades frente las personas que amamos lo suficiente como para mostrárselos. Porque un amor de verdad triunfa sobre el más peligroso de los males, aquellos que existen dentro de todos y cada uno de nosotros.

Por eso, enamórate de alguien que comprenda que tus cicatrices son una prueba de sanación; representan el tiempo y validan la fuerza con la que has luchado. Son un recuerdo de que alguna vez te lastimaron y que has experimentado dolor, pero que has sobrevivido. El universo que hay en tu interior merece ser amado.

Quien te ame, debe comprender que a veces no estás en tu mejor momento, que sin previo aviso puedes caer en la ansiedad y la depresión. Porque hay momentos en tu vida en los que no puedes evitar ponerte triste o abrumada por todo lo que ocurre a tu alrededor. No es una enfermedad ni nada de lo que debas avergonzarte  por lo tanto, deberías enamorarte de alguien que sabe que lo único que necesitas es tiempo y un poco de afecto que demuestre que le importas.

Quien te ame, debe ser alguien que no se sienta frustrado por ti sino alguien en quien puedas refugiarte y se convierta en tu consuelo cuando sientas que no puedes respirar. Alguien que abrace tu vulnerabilidad y tome nota de lo frágil que puedes ser y aún así vea todas esas cosas como más razones para amarte.

Enamórate de alguien que aprecia la belleza de tu fragilidad y calma al monstruo que hay en ti; alguien que sea capaz de ver el brillo en tus ojos y las lágrimas que caen de ellos. Alguien que te ame sin miedo. y que entienda que eres y serás una persona complicada, aún cuando haces todo por no caer.

De quien te enamores debe apreciar cuando eres un arcoiris y abrazarte cuando eres una tormenta. Su amor será tu fuerza. Y si bien no es perfecto y a veces puede fallar, permanecerán juntos porque él encontrará inspiración en tu presencia al igual que se consuela en tus brazos sólo por ser tú.

Espera a la persona que no te juzgará por llorar y que limpie tus lágrimas para que vuelvas a sonreír. Y si te hace llorar, que sea por hacerte reír tanto, no por seguir alimentando tus demonios.

Recuérdalo: eres digna de ser amada por la totalidad de lo que eres y ser capaz de amar a los demás de la misma manera.

 

Te recomendamos en video