La clave de una buena sexualidad es aceptar nuestro cuerpo

Debemos tener un peso adecuado más que por estética por salud y bienestar, ya que la obesidad desencadena variadas dolencias como diabetes, alteraciones cardiovasculares, etc. Sin embargo, no es obligación tener el cuerpo perfecto que nos muestran diariamente en la televisión o en las publicidades de moda. Hay que aceptarse y quererse. Si estamos seguros de nuestro físico, tenemos una vida sexual más libre.

Todos podemos tener unos kilos demás, el problema es cuando esto se transforma en obesidad, ya que tiene un alto impacto en la sexualidad, pues las personas que lo padecen se sienten inseguras al momento de tener intimidad con su pareja.

Te contamos las dificultades físicas y psicológicas que tiene la obesidad en nuestra sexualidad.

Las dificultades físicas

La obesidad induce alteraciones en la vida sexual, ya que dificulta los movimientos y las sensaciones. La penetración puede hacerse difícil, ya que se produce una invaginación peneana y no pueden adoptar las posiciones que desean. La relación sexual entre dos personas de gran obesidad termina limitándose a veces a caricias y a relaciones sexuales genito- orales o a la masturbación.

La obesidad, en particular, a nivel abdominal, induce por otra parte un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares (infarto, arterioesclerosis) o metabólicos (diabetes, dislipidemias, degradación de la testosterona en derivados estrogénicos). En conjunto estas enfermedades son causas potenciales de disfunciones eréctiles.

Las dificultades psicológicas y del comportamiento

Culpabilización y rechazo de su imagen corporal, son sentimientos a menudo presentes en las personas que tienen problemas de sobrepeso. Tienen un impacto en dos elementos de la sexualidad que son el narcisismo y el exhibicionismo sexual. El narcisismo sexual, está representado por el aprecio en sí mismo y en su sexualidad, en la capacidad para encontrarse atractivo y deseable para una relación sexual. El exhibicionismo sexual por su parte es la capacidad para revelarse deseable, para mostrar su cuerpo y tomar el placer erótico.

La clave está como en todas las cosas no caer en los excesos, tenemos que querer nuestro cuerpo y eso también incluye cuidarlo, alimentarnos bien, hacer ejercicio, bailar o salir a caminar. No es necesario tener el físico de una modelo, hay que disfrutar la vida. Lo ideal es no sobrepasar los límites, ya que la obesidad trae muchos problemas psicológicos y en nuestra sexualidad. Si tienes sobrepeso o sufres de obesidad no te desanimes, pide ayuda, esto siempre se puede solucionar, la clave está en ti.

Te recomendamos en video