Las mujeres no son monógamas por naturaleza, lo confirma la ciencia

Un reciente estudio realizado por el doctor en Psicología Social de la Universidad de Texas, David Buss, descartó que la evolución haya convertido a los humanos en monógamos

La fidelidad hacia una sola pareja siempre ha sido relacionada con las mujeres y muy pocas veces con el hombre. Nuevas teorías están derrumbando este antiguo tabú y aseguran, de manera tajante, que la 'monogamia' no es algo exclusivo de la figura femenina y al parecer la infidelidad es 'necesaria' dentro de cualquier relación.

Un reciente estudio realizado por el doctor en Psicología Social de la Universidad de Texas, David Buss, descartó que la evolución haya convertido a los humanos en monógamos, en especial, a las mujeres.

Apuntó el experto, en una entrevista reciente al Sunday Times, que las ideas que se tienen respeto a la manera en que los seres humanos se desenvuelven en sus relaciones amorosas han sido heredadas, incluso, afirmó que “no existen estudios que demuestren la certeza de que estamos genéticamente predispuestos a la monogamia”.

“Esto significa que no existe ninguna evidencia de que las relaciones humanas deban ser exclusivamente entre dos personas”, señaló Buss y reveló que algunas personas buscan otras alternativas fuera del matrimonio (infidelidad) como una “estrategia de apareamiento” selectivo. Relató que en el pasado, “los hombres se reservaban varias parejas como una forma inteligente de asegurar el futuro de la especie (…) pero no se le permitía este mismo comportamiento a las mujeres”.

 Emparejarse de nuevo

Recalcó el doctor en psicología que una de las más interesantes conclusiones de los estudios es que “romper con alguien y emparejarse de nuevo podría ser una de las características más comunes y básicas en la forma de aparearse humana, si no la estrategia más importante de todas. Para nuestros ancestros, que sufrían enfermedades, una dieta pobre y cuidados médicos mínimos y tenían una esperanza de vida menor a los 30 años, cambiar de pareja sexual y buscar una más adecuada era necesario”.

Para Buss la idea de que las mujeres necesitan tener a un solo hombre para siempre, mientras que ellos “necesitan” ser infieles y sustituirlas rápidamente, está detrás de “muchos prejuicios y errores personales e históricos que hoy están cambiando con la adaptación de los tiempos. Ser monógama es algo bastante complejo para las mujeres, más sabiendo que los hombres son muy recurrentes a cometer infidelidades”.

Te recomendamos en video: