Estas son las cuatro posturas eróticas que más odian los hombres

Una reciente encuesta llevada a cabo en Men’s Health dio a conocer unos increíbles resultados sobre este tema.

Cientos de posturas eróticas existen al momento de tener sexo. Solo el Kamasutra recoge 64 “artes” o posiciones con infinidad de variantes, mientras que el Kamasutra japonés suma otras 48. Pero no todas son perfectas o las preferidas por los hombres, algunas son “odiadas” por su complejidad y ser peligrosas para el miembro viril.

Una reciente encuesta llevada a cabo en Men’s Health dio a conocer unos increíbles resultados sobre este tema. De plano se descartó que los hombres son felices sin importar las posiciones, el lugar, la hora, o cualquier otra cosa que influya durante el acto sexual.

La investigación también reveló que los hombres no se atreven a expresar lo que opinan sobre ciertas posturas por miedo a lastimar a su pareja.

Conoce cuáles son las que descartaron los encuestados por ser incómodas y molestas:

Posición de cucharita

En esta postura ambos permanecen tumbados hacia el mismo lado. La espalda de la mujer está contra el pecho del hombre. Si la mujer realiza un movimiento brusco al encontrase excitada puede lesionar el pene.

Posición de pie

El mayor problema es que todo el peso del cuerpo femenino descansa sobre el miembro viril masculino, lo que puede producir su aplastamiento o fractura.

Sobre la posición de cucharita, los comentarios recogidos por Men’s Health fueron los siguientes:

“El pene no está hecho para una posición así… ¡no es curvo!”.
“Simplemente es incómodo, como si no pudieras moverte lo suficiente como para disfrutarlo”.

Entre los comentarios sobre la posición de pie, los hombres comentaron:

“Tal vez sea la altura… o el ángulo, pero definitivamente es difícil llevarla a cabo”.
“Es incómodo, y uno siempre termina adolorido de alguna forma o de otra”.

De acuerdo a las opiniones de los caballeros, la razón por la que odian esas posiciones es porque son muy incómodas de realizar y eso, automáticamente disminuye la pasión del momento.

La vaquerita invertida

Una de las mayores desventajas de esta posición es que no se puede hacer contacto visual directo con su pareja. Se requiere mucha resistencia y aguante físico, el hecho de estar colocada en cuclillas o sobre sus rodillas encima del hombre tumbado y dando la espalda a su cara, puede convertir en un martirio el acto si se alarga excesivamente.

El 69

En esta postura cada miembro de la pareja que se encuentra directamente con la cabeza posicionada frente a los genitales del otro, requiere de una gran cantidad de esfuerzo físico. En muchas ocasiones una de las dos parejas tiene una elevada probabilidad de llevarse un rodillazo en la cara, o presentar contracturas de cuello y exponerse a la falta de aire.