El sexo tántrico y kamasutra: aportes a la sexualidad del siglo XXI

En una nueva columna del Dr. Salas, te mostramos en qué consiste realmente el sexo tántrico y el kamasutra.

"Lo importante no es el destino sino el viaje en sí" (R. Stevenson)

El sexo tántrico

La palabra “Tantra” procede del sánscrito cuyo significado es expansión y liberación.

Es una forma de enseñanza budista e hindú que considera el sexo como una forma de expansión y exploración de la espiritualidad. En el shivaísmo, la mujer encarna el poder, y el hombre, la capacidad de maravillarse.

Contrario a la visión tradicional de los historiadores observamos cómo desde los celtas a los dravidianos del Valle del Indo, desde Egipto a Babilonia, los vestigios arqueológicos develan la existencia de deidades femeninas.

En el sexo tántrico la integridad moral de la mujer no tiene estigma, concepción muy distante de la que considera a ésta como el origen del pecado, la tentación y la condena, según las tres religiones monoteístas más importantes. Por otro lado, algunas ramas del hinduismo y del budismo creen que la mujer es poderosa y es vía de transmisión de las enseñanzas místicas más elevadas.

La concepción del sexo tántrico no hace distinción entre lo puro y lo impuro, la belleza y la fealdad, el bien y el mal. Al igual que en la concepción taoísta de Yin-Yang, los opuestos se complementan para configurar el proceso de lo divino. En el tantra se utilizan todos y cada uno de los cinco sentidos hasta el límite, siendo bueno todo aquello que le produzca placer a usted y a su pareja.

Estos valores presentes en el tantrismo, constituyen patrones de relación diferentes que tienden a la armonía; la espontaneidad y sinceridad, la filiación y la sinergia.

En estas concepciones, la divinidad está en el ser humano y no más allá de éste, manifestándose a través de su modo de vivir. El tantra es la filosofía de la plenitud y la unidad, en la que se sugiere al hombre explorar su lado femenino y a la mujer sus cualidades masculinas. Se recomienda a los dos componentes de la pareja mantenerse físicamente en forma y sanos, y meditar juntos.

De la misma forma en los manuales chinos de la antigüedad la mujer es representada como guardiana de los arcanos sexuales y de la suprema fuente de la esencia y la energía vitales. La mujer desempeña un papel de iniciadora y maestra de la sexualidad, considerándosela poseedora de las reservas de poder.

La cultura occidental está orientada hacia los logros y el orgasmo está considerado como “el objetivo fundamental” del sexo, especialmente en el caso de los hombres. En el tantra, la satisfacción femenina y el orgasmo son muy importantes, pero el orgasmo masculino debe demorarse para prolongar la dicha. En una relación sexual común y corriente, el final del acto es el clímax, el orgasmo. Pero sin llegar al orgasmo, la pareja puede tomarse más tiempo y explorar otras partes de sus cuerpos. En el tantra no hay un fin, sino un “aquí y ahora”, que te permite centrarte en el momento en que vives.

En el tantra, el sexo ocupa un lugar destacado, tiene una connotación sagrada y se desarrollan prácticas y ejercicios para potenciar la energía sexual en el individuo y en la pareja: “El hombre tiene siete centros, y cuando los centros de una mujer están en sintonía con los de un hombre, sienten una unión absoluta, son una unidad”.

¿Cómo practicamos el sexo  tántrico?

El sexo tántrico tiene la particularidad de ser muy largo, en promedio puede durar de una hasta tres horas la relación erótica. El cuerpo está completamente estimulado, no solo las áreas consideradas sexuales. Ambos integrantes de la pareja,  se centran en su placer y deseos  pero también en el del otro, en un equilibrio lo más adecuado posible. Hacer el amor, en búsqueda de un equilibrio, mente/cuerpo en y con la pareja, sentimientos sinceros y compartidos, más allá de las convenciones clásicas sexuales simbolizadas por la idea del rendimiento y con un gran final orgásmico hollywoodense.

Respiración y meditación

El tantrismo se basa en la respiración. Póngase con su pareja  cara a cara, mirándose directamente a  los ojos. La respiración debe ser pausada y con ambos al mismo ritmo,  inhalando  y exhalando al mismo tiempo, luego alternando las respiraciones como si estuvieran tomándose de manera simultánea una posesión/coordinación de la respiración del otro, y por lo tanto su mente/cuerpo. Este ejercicio te permite enfocar, liberarte de las tensiones, pensamientos parasitarios, relajarte y entrar a través de la mirada, en una intimidad y erotismo más profundo e integral.

El tacto: cómo acariciar y sentirse acariciado

De frente, desnudo frente a su pareja, manteniendo la mirada en los ojos de él o ella, comience la experiencia tocando y acariciando de manera secuencial, sin apuro. Empiece por sus manos, luego brazos, cara o cuello, posteriormente comiencen a besarse. Cada gesto debe sentirse de principio a fin. Cuando la emoción alcanza su punto máximo, los dos amantes se mueven a una penetración lenta y siempre se centran en el movimiento y la respiración.

Orgasmo tántrico

En el Tantrismo, el orgasmo es intenso, una experiencia única, se siente en todo el cuerpo y puede ser muy largo con un buen  entrenamiento. Por lo tanto, es una cuestión de dominar este poderoso aumento de la intensidad erótica, respirando lo más profundamente posible y con las contracciones relacionadas con los músculos perineales.

Este arte tántrico permite entrar, permanecer e intensificar en las sensaciones, emociones y sentimientos, centrado en él y en el otro. Gracias al gesto adaptado, permite estar plenamente conectado a la energía sexual. La persona cambia de ritmo, aliviando la tensión relacionada con el estrés de la vida cotidiana: se pasa del sistema automático y rápido a un sistema consciente, placentero y pausado, aumentando su sensación a todo el individuo mente/cuerpo con la pareja. Puede ser una excelente terapia en pareja con agotamiento relacional, con una vida sexual rutinaria, o en personas con eyaculación precoz, disfunción eréctil, baja de deseo y en mujeres con dispareunia anorgasmia o baja de deseo sexual.

El Kamasutra

El Kamasutra es antes que nada un sutra, una composición aforística breve para los hindúes o una forma básica de las escrituras sagradas en las tradiciones del budismo Theravada y Mahayana. Es uno de los más antiguos tratados del amor y la sexualidad, el más famoso de todos los tiempos, banalizado por la cultura occidental. Muchas personas esperan un listado de posiciones para el acto sexual, pero en realidad es un recopilado filosófico acerca del amor y el placer, que retrata de forma soberbia la sociedad y las costumbres clásicas hindúes.

En este libro se efectúa una reseña de la unión sexual de forma extremadamente poética, lo que hace de la lectura del Kamasutra un placer. En los aspectos sexuales, el Kamasutra expone (en una época pre-cristiana) un concepto que los occidentales tardaron hasta el final de la década del 60 en conocer: la mujer tiene los mismos derechos que el hombre al placer y a la sexualidad. En varios fragmentos se recuerda al hombre que debe preocuparse por la satisfacción de su compañera; además, en toda la obra se percibe a la mujer como un ser con deseos y necesidades sexuales y amorosas, a la par del hombre, una clara oposición a la mujer destinada a la procreación, exenta de placer, que supuso la cultura occidental.

Doctor Mauricio Salas Sironvalle, urólogo, sexólogo y magister en psicología clínica. Vicepresidente Sociedad Chilena de Sexología

www.urologiaysexologia.cl

Mira este video