"Te amo, pero no te deseo": ¿cómo revertir el atasco en una relación larga?

Es una situación más común de lo que crees.

Más en www.urologiaysexologia.cl

El rápido y turbulento siglo XXI, ha producido un cambio importante en la representación de la pareja. El individualismo, la competencia, la búsqueda de logros materiales, nos deja finalmente más solos, se pierden los pesos institucionales y los dogmas. Emerge entonces la pareja como referente primordial. Antes la pareja estaba reducida al espacio estrictamente necesario de la sexualidad “normal”, la transmisión del nombre y el patrimonio: la pareja contemporánea se convierte en el lugar privilegiado y simbólico de todos los logros personales, todas las expectativas, todos los sueños de realización, de superación personal y de pareja. Le pedimos cada vez más a nuestra media naranja, compañera de viaje, receptora de nuestros sufrimientos y descargamos nuestras dificultades y peso existencial sin medir los efectos en el otro.

La intensidad de las apuestas y motivaciones es proporcional a las dificultades de logro de una realización en pareja que lleva, secundariamente a una gran fragilidad y demasiadas esperanzas, con expectativas a veces desmesuradas y explica la alta tasa de fracturas, crisis, divorcios que se observa actualmente en todas las sociedades.

"Ya no me quiere más, ya no me ama, ya no le gusto….ya no le gustan las mujeres o viceversa ", "no entiendo porque no me excito como antes", son las típicas frases que se escuchan en parejas atascadas. La disminución del deseo, aplacada antes por dogmas y tabúes, en la actualidad es probablemente el problema sexual emergente más significativo en las parejas . El deseo o apetito sexual se nos escapa cruelmente, produciendo sufrimiento y distanciamiento en las parejas. En una sociedad hipersexualizada como la nuestra, la ausencia de encuentros eróticos y deseo por tenerlos, tensiona el vínculo en muchas parejas.

Amor – deseo – atracción

Muchas parejas confunden estos términos y se preguntan si ya no son atractivas o no desean a sus parejas es porque ¿el amor se ha ido? Esto puede ser el comienzo de un problema complejo, pudiendo llegar a la separación.

Estamos en una sociedad del cansancio, cada vez trabajamos más, con largos tiempos de traslado, trabajan ambos, además se suele sobrecargar a la mujer con las labores del hogar y cuidados de los hijos,con lo cual el cansancio y la escasas de tiempo libre, impiden un espacio de pareja e intimidad.

Líbido, problemas de erección en hombres, dolor en las relaciones en las mujeres

Es importante tomar en cuenta la conexión extrema mente /cuerpo en la actividad sexual. Todo está interconectado, si presentamos alguna enfermedad o hemos tenido algún duelo personal o familiar (pérdida del empleo muerte de algún familiar cercano), esto afecta nuestra sexualidad. Con las enfermedades crónicas como diabetes o hipertensión, hay cambios en múltiples aspectos físicos y de sensibilidad, un apoyo profesional se impone en estos casos.

Amar sin límites de edad

Uno es viejo cuando pierde la capacidad de amar, se ha demostrado en múltiples estudios que mantener una actividad erótica mejora la calidad de vida y aumenta la cantidad de años vividos. Es un gran aporte para todos los sistemas psicológicos y biológicos del individuo y su pareja. Además es una fuente inagotable de crecimiento personal. Obviamente la sexualidad y el erotismo evolucionan, ese periodo pulsional de la adolescencia progresa a un encuentro menos físico pero más emocional, con sentimientos profundos y significativos.

¿Cómo solucionamos el problema o atasco?

Lo primero es ver las fortalezas y debilidades de nuestra pareja, aceptarla como es. Tener los límites tanto personales y con otras personas en relación al vínculo.

Amarnos a nosotros mismos y ser la mejor persona posible cada día, esto nos permitirá estar mejor arrojados al encuentro y poder amar en plenitud al otro.

Poder hablar del tema

Es difícil, exponerse y poder hablar sobre sus temas sexuales a otros, comenzando con su pareja. Al exponernos frente a nuestra pareja, nos permite tener otra opinión, poder ver nuestros problemas y compartirlos. La pareja puede ser de gran ayuda, tomando parte del problema incluso como co-terapeuta y ser alguien que nos colabore en resolver el problema y transformarlo en un desafío.

Tratar problemas físicos asociados

Mantener una buena salud, controlar las enfermedades crónicas de manera correcta ayuda mucho. Eliminar noxas como el cigarrillo o alcohol,

Mantener una actividad física cotidiana, el ideal con un control del peso son claves no solamente en la capacidad aeróbica sino que en temas de autoimagen corporal.

Aprender a pelear y resolver conflictos.

La vida en pareja requiere algo de turbulencia, las relaciones planas tienden a estancarse. Lo importante es ser capaz de resolver los conflictos y evitar el distanciamiento emocional. Por ejemplo no usar términos que ataquen a la persona “eres flojo, estas gorda, etc.” más bien ir a la actitud y conductas del otro y expresar nuestro sentimientos, por ejemplo “me gustaría que fueses más ordenado, me duele mucho cuando me avergüenzas ante tus familiares, etc.”

Atreverse a innovar y preparar el encuentro

Inventar nuevos encuentros eróticos con algún juguetito o cremas para efectuar masajes o con chocolate para endulzar el encuentro.

Ponerse de acuerdo cuándo, cómo y dónde lo harán que tipo de encuentro…por ejemplo una escapada a la playa sin hijos ni suegros…variar en día y lugar, etc.

¿Cuándo consultar a un profesional especialista en sexualidad?

Es esperable pasar por periodos de bajo deseo en caso de duelo o enfermedad, los conflictos de pareja también son esperables, el problema surge cuando las parejas se distancian y se desconectan emocionalmente. Cuando los mecanismos de resolución de problemas se han rigidizados o son muy infantiles y repetitivos o resuelven con estrategias evitativas, agravando el problema.

Pedir ayuda es recomendable en estas situaciones, permite mejorar la comunicación, reconectarse emocionalmente y vislumbrar más rápidamente la solución del problema.

El terapeuta actual requiere conocimientos, sobre enfermedades, medidas higiénicos dietéticas, de coaching sexual, capacidad de empatía y acompañamiento en este tema tan complejo

 

Te recomendamos en video