¿Sabes lo que es el fingering? Aprende a practicarlo de la manera correcta

El sexo va más allá de un simple encuentro con penetración y orgasmo. Son decenas las variantes relacionadas con el sexo que te pueden ayudar a conocer y disfrutar del placer sexual, o al menos, acercarte a él.

El fingering o “dedeo” es una de esas prácticas sexuales que al aplicar de la manera correcta, te llevará a  explorar, seguramente nuevos caminos directo al orgasmo, pero son muchos los temores o subestimaciones que se ciernen sobre esta variante del sexo.

“¡Las manos son el juguete sexual más versátil que hay! A menudo son vistas sólo como herramientas para el foreplay, pero el sexo manual también es sexo”, según Zoë Ligon, educadora sexual y fundadora de la tienda de juguetes sexuales Spectrum Boutique.

Un estudio realizado por Cosmo pretende desmantelar los mitos y despejar las dudas que existen sobre esta práctica. ¿Crees que puede haber un problema?, no temas, seguramente también tiene solución.

Probablemente las manos de tu pareja no estarán listas para tu vagina, que es sin duda un ecosistema sensible. “Humectar tus manos de manera regular, limar tus uñas para que estén cortas y lisas, y generalmente evitar la suciedad, mantiene tus manos en el estado correcto”, asegura Ligón, quien recomienda que antes de llevar las manos, propias o las de tu pareja,  a la vagina, puedes llevarlas a tu boca para prevenir la existencia de puntillas o asperezas.

Otra variante a tomar en cuenta es que probablemente no estés lo suficientemente mojada. La lubricación natural de cada mujer no es suficiente, por lo que los expertos recomiendan usar algún lubricante que optimice tu encuentro sexual. La terapeuta sexual Vanessa Marín considera que “el lubricante es tal vez la mejor manera de hacer que el fingering te sienta mejor”.

En caso de comprar algún lubricante es preciso prever que no contenga azúcares, pues podría traducirse en irritación vaginal.

En ocasiones tu pareja sexual invade tu vagina; es decir, entra demasiado rápido. El proceso de estimulación con los dedos debe ser un proceso paulatino e in crecendo. Tanto en velocidad como en cantidad de dedos.

En ocasiones las mujeres cometen el error de pensar que el fingering es una tarea sólo del acompañante, pero no exclusivamente así. Tú también puedes participar de la faena estimulando otras áreas de la vagina como el clítoris, por ejemplo.

Otro factor determinante es el momento de guiar a tu acompañante, en caso de que éste no sea un experto manipulando sus dedos. La mejor forma de guiarlo es haciendo en lugar de hablando. “Puedes tomar la mano de tu pareja y usar uno de tus dedos para tocar la parte interna de su muñeca diciéndole que así es como quieres que te toque”, recomienda Marín; mientras agrega que “puedes tomar sus dedos y demostrarle directamente en tu clítoris el grado de presión y los patrones de movimiento”.

Ya lo sabes, la sexualidad tiene muchas variantes que debes explorar con detenimiento, paciencia y mucha práctica.