El paso a paso para atreverte al "sexo trampolín", según la autora de Confesiones de una Soltera

¿Terminaste con tu pareja y temes volver a las “pistas”? Dale una oportunidad a la aventura y olvídate de los prejuicios. Vuelve a sentirte sexy y segura. Sigue las claves para un buen sexo casual.

El día de los enamorados, generalmente, golpea a algunos solteros, sobre todo a los que no se atreven a volver a las pistas. Generalmente se debe a que se sienten inseguros o porque estuvieron mucho tiempo en una relación. Pero te advertimos de inmediato que el encierro y el “no quiero ver a nadie” ya no es receta para una pronta recuperación.

Aquí surge el sexo casual como una opción –casi obligación para algunas- de disfrutar, entretenerse, conocer y, lo más importante, un empujón para cerrar el capítulo anterior. No olvides que estamos en la era de Tinder y del empoderamiento femenino, ¡las alternativas están más disponibles que nunca!, ¿por qué no disfrutarlas?

Sin ir más lejos Paola Molina -autora del libro Confesiones de una Soltera- recomienda lanzarse y dejar atrás miedos y culpas.

En Argentina llaman a los encuentros íntimos ocasionales “Sexo Trampolín”, ese que te obliga a tirarte a la piscina y dejar atrás tus miedos. ¿Qué puedes encontrar en el agua? la idea es zambullirse en un océano de “machos musculosos”, bueno, habrá algunos que no tanto. El tema es que te animes – si quieres- a cruzar la barrera, a confiar en ti misma y a olvidarte del resto o del “qué dirán”. Conéctate con lo que realmente quieres hacer tú, sin el molesto ruido de la opinión del otros.

MANUAL

La autora chilena da el paso a paso.

En primer lugar, si terminaste una relación, ya sea hace poco o mucho tiempo, pregúntate qué es lo que realmente quieres, “¿tirar porque tienes ganas o por la presión que sientes porque llevas mucho tiempo sin sexo?”.

Lo importante es bajar esa situación de estrés, no sentir vergüenza respecto al tiempo que llevas sin sexo y que lo hagas porque realmente quieres y tienes las ganas, es decir, que sea por ti. Tampoco debiese influir que tu ex tenga nueva pareja. “Porque que él esté con otra, no sea algo que te obligue a que tú también debes estar con alguien solo por el hecho de no ser la ‘ex sola’. Eso pasa mucho y es una presión que las mujeres nos imponemos, está la vergüenza de sentirse en desventaja frente al otro”, sostiene la escritora.

Ser directa, es su máxima recomendación: “Algo que he aprendido es que ser directa y atreverse a tomar la iniciativa es fundamental y algo muy sexy también. Muchas veces uno se queda pensando en que qué diría el otro, qué pensará, si también le gustas… Si eres directa, te ahorras mucho tiempo y tienes una respuesta clara cuando la necesitas. Puedes invitar al otro a salir, a tomar algo, y si estás segura de su reacción – porque uno como mina en general siempre sabe si hay atracción con el otro – lanzarte”.

Perder el miedo al rechazo es otro de sus principios básicos. “Hay que dejarse llevar por las emociones, por lo que quieres. Si estás siempre esperando que el otro haga algo, no estás siendo protagonista de tu vida. Cuando una se la juega, independiente de tener una respuesta positiva o negativa, va logrando las cosas que realmente quiere hacer. Eso también te da seguridad en ti, ayuda a tu autoestima. Eres capaz de valorarte”. Además si tienes un rechazo, o dos o tres, sólo descrubrirás que se puede vivir con eso… siempre habrá otro que te diga dirá que sí.

Decir que no. “Si por alguna razón te diste cuenta que no era lo que esperabas o pasó algo que te hizo perder las ganas, atreverte a decir no. No porque llegaste hasta cierto punto de la cita o porque ya estás en su casa, perdiste el derecho a retractarte. Cuando tengas la experiencia sexual debe ser para ti, y no para complacer al otro o hacerlo pasándote a llevar”. Para Molina esto es realmente empoderamiento. “Estar con alguien que te atrae de verdad y con quien lo vas a pasar bien”. Con esto uno se valida a sí misma. Y lo plantea con un ejemplo extremo: “aunque el tipo esté poniéndose el condón, siempre puedes decir que no e irte o pedirle al otro que se vaya”, grafica.

 

Soltera pero ni tan sola

Tener sexo casual hoy, además, es muy fácil porque gracias aplicaciones como Tinder o Happn no tienes la complicación de tener que conocer a alguien previamente. Si tienes un tiraamigo fantástico o si tienes mucha vida social, pero si te mueves en un mismo medio y nadie te atrae, puedes acudir a las APP. “Si tengo ganas de sexo cargo y descargo Tinder cada tres días y lo hago relajada desde mi casa… si salta la liebre, me arreglo y salgo. Así uno se va a la segura. Si uno anda ‘cachonda’ es demasiado fácil tirar con alguien, de verdad. Cuando uno quiere y no por la presión social, hay que escuchar las hormonas”, recomienda. Sácate presiones de encima y cuando estés lista, ¡lánzate a la piscina!

  • Vuelve a mimarte:Aunque nadie vea tu ropa interior, usa algo lindo y siéntete siempre atractiva. No abandones el gym, anda a la peluquería y cómprate esas sandalias que tanto te gustaron. Que no estés en pareja, no quiere decir que tengas que abandonarte. Además, puedes cruzarte con tu próxima conquista. ¡Siempre lista!
  • Olvídate del qué dirán: Es cierto, en general las mujeres – y también los hombres, claro – buscamos enamorarnos, pero también es cierto que queremos aventura y atracción sexual presente en nuestra vida. ¡Que no te limite el resto! Puede ser mayor, menor, de tu misma edad; lo importante es que te sientas atractiva y deseada. Por último, nadie tiene por qué enterarse.

 

Tipos de “piqueros”

* Bomba: Es la etapa en que el sexo se trata solo de pasarlo bien, de conectarte con el otro desde lo físico. Si hay buena química, le das para adelante. Punto.

* De cabeza: Apuntas a alguien a quien conoces, como un ex, por ejemplo, pero ojo, alguien que te conoce mucho puede inhibirte. ¿Eso quieres?

* Bajando por la escalera: Conversas con uno y cruzas mirada con otro, te tomas tu tiempo, estás en el momento en que disfrutas más del coqueteo que del sexo.

* Aún tomando sol: Aunque no quieres una relación seria, necesitas algo de conexión, por lo mismo, ve dónde buscar, visita o frecuenta lugares afines con tus intereses. Ahí está la gente con la que puedes compartir más que un encuentro sexual.

Te recomendamos