Las tres preguntas que debes hacerte antes de elegir un juguete sexual

Te serán de gran ayuda si nunca has usado uno.

Empecemos por el principio. Sí incluir un juguete en nuestra vida sexual es muy sencillo, porque vuelve el juego sexual mucho más divertido, nos ayuda a salir de la rutina y en muchas ocasiones, nos brinda la estimulación que tanto hemos anhelado.

Cómo saber cuál escoger la primera vez que vamos a una sex shop y/o estamos viendo opciones en internet es un tanto complicado, por eso esta última  opción es una de la que más gente, debido a que ir al espacio y comprarlo, resulta vergonzoso para muchas. ¿Mi recomendación? Arriésgate un poquito y anímate, por lo menos,  date una vuelta a la sex shop.

¿Para qué lo quieres? 

Antes que cualquier otra cosa suceda, pregúntate para qué lo quieres. Es decir, es para uso personal o lo quieres compartir con tu pareja. Lo buscas más para juguetear con todo el cuerpo o específicamente para los genitales.

¿Qué esperas sentir? 

Sí, esto es fundamental. Observa cuáles son tus necesidades y fantasías, qué tipo de estimulación te gustaría recibir, qué sensaciones te encantaría experimentar, hasta dónde está bien probar para ti. Aquí habrá que tomar en cuenta también los tamaños de los juguetes, mi recomendación siempre es empezar de menos a más; comenzar con algo más pequeñito –incluso que no tenga forma fálica-, sólo para irnos acostumbrando a la sensación.

¿Cuánto le quiero invertir? 

El presupuesto es muy importante, ya que esto abre o limita nuestras posibilidades al momento de escoger un juguete; sobretodo porque existen materiales como el silicón de uso quirúrgico, que resultan algo excesivos para algunos bolsillos. Será importante poder tomar una decisión costo/beneficio/durabilidad cuánto estamos dispuestas a invertirle a nuestro placer.

Date unos minutos para contestar honestamente las preguntas anteriores y cuando ya tengas tus respuestas, será mucho más fácil encontrar el juguete ideal para ti.  

RECUERDA

Es una decisión 100% personal. A cada quien le gustan cosas distintas, así que si haces el ejercicio de las preguntas con alguna amiga, no pasa nada si sus respuestas son diametralmente opuestas; no hay respuesta correcta o incorrecta para cada pregunta. Para lo único que me sirven es para poder identificar qué quiero, qué estoy esperando sentir y cuánto estoy dispuesta a invertirle a mi placer y con base en esto, encontrar lo que funciona para mí.