6 señales que indican que tienes una relación saludable

Que tengan buena comunicación es sólo una de ellas

Tener una relación saludable y feliz debería ser uno de los objetivos principales de cualquier persona que tenga pareja. Si bien, decirlo es más fácil que hacerlo, tampoco es una misión imposible. De hecho, hay quienes lo hacen casi sin darse cuenta.

Si bien la atracción y el romance son dos piezas claves para que una relación funcione sanamente (física y mentalmente), no son las únicas ni las más importantes. De hecho, el National Domestic Violence de Texas indica que:

Las relaciones saludables permiten que ambos socios se sientan apoyados y conectados, pero todavía se sienten independientes. La comunicación y los limites son los dos componentes principales de una relación sana”.

Pero, ¿cómo puedes saber que estás en una relación que es saludable y buena para ti? Aquí algunos factores que pueden ayudarte a saberlo.

Comparten los mismos valores básicos

Tú y tu pareja tienen los mismos valores básicos y objetivos en la vida. Ambos saben lo que quieren en la vida, cuáles son sus metas comunes, qué desean lograr, y están firmemente comprometidos a conseguir cosas juntos.

Se comunican de maravilla

Nada es perfecto, pero tú y tu pareja se pueden expresar libremente y honestamente el uno con el otro. Se sienten escuchados cuando lo conversan. Además, ningún tema queda fuera de las cosas de las que pueden hablar. Confían 100% entre ustedes.

Pelean

Sí, las relaciones sanas también implican peleas. La clave está en que tú y tu pareja peleen de manera productiva y justa. Esto significa que jamás se insultan, se esfuerzan por entender lo que el uno quiere del otro y se disculpan cuando se equivocan.

Tienen su propio espacio

Ambos mantienen su propia identidad dentro de la relación y también lo hacen como pareja. Además, no pasan cada momento juntos, se toman el tiempo (porque se tienen confianza) para salir con sus amigos y hacer actividades que los hagan crecer como individuos.

Respetan sus diferencias

Aún cuando no están de acuerdo, ambos respetan sus diferencias de opinión sobre ciertos temas importantes. Y son capaces de llevar esos desacuerdos a un punto medio que los beneficie (o deje tranquilos) a ambos.

Toman decisiones conjuntamente

Tú no tomas las decisiones sola, ni tampoco tu pareja. Desde qué película van a ver hasta cuántos hijos van a tener, ustedes siempre conversan antes de decidirse por alguna opción. Claro, siempre procuran que el acuerdo sea justo para ambos.

Claro, la señal más fuerte de que estás en una relación saludable es que eres feliz (y tu pareja también). Y, ¿lo eres?