Haz de la lencería tu juguete sexual del mes

Es una forma de aumentar tu autoestima y sensualidad en un sólo paso.

Por Alessia Di Bari

La lencería es ropa interior sexy, así de simple, que generalmente juega con texturas y formas para darle a tu cuerpo un toque más sensual y provocativo. Existen multitud de diseños, colores, tamaños y especificaciones, así que, sin importar tu talla, puedes encontrar el modelo que mejor se adapte a ti y a tus necesidades.

Estas piezas de ropa casi siempre tienen encaje y están hechas de telas transparentes, pero las hay de todo tipo, como por ejemplo de látex –para una experiencia más hard core–.

La lencería sensual está diseñada para evocar el deseo. Hay algunas panties que ni siquiera necesitas quitártelas porque traen una abertura estratégicamente colocada para disfrutar sin tener que deshacerte de ellas.

MÁS: Este es el experimento que puede hacer que dos personas se enamoren de verdad

Principalmente, la lencería sirve para estimular la imaginación, pero también –incluso- para usarlas en tu día a día y sentirte más sensual. Lo lindo de estas prendas es que te ponen en un mood más sensual, por el simple hecho de saber que la traes.

La lencería la puedes utilizar para una ocasión especial o volverla parte de tu día a día. Antes de empezar, te recomiendo buscar el modelo que se adapte a tus necesidades. Tal vez quieras un bra que sostenga bien tus pechos (porque eso te da la seguridad que estás buscando) o quizá deseas probar algo más atrevido, como un body de red para todo el cuerpo.

MÁS: Esta es la razón por la que no debes intentar cambiar a tu pareja

Generalmente lo que sucede cuando nos atrevemos a usar lencería más sensual, es que nuestra actitud cambia. La mayoría de las veces nos sentimos más empoderadas y capaces de volver loca a nuestra pareja en la cama, sin necesidad de apagar la luz o cubrirnos con la sábana. Al final, se trata de darte permiso y de buscar, en este caso, un accesorio que te apoye a canalizar tu sensualidad.

La experiencia de usar lencería puede durar todo el tiempo que quieras y/o necesites, no hay un período determinado. Puedes ir probando diferentes modelos hasta que encuentres cuáles son tus favoritos. Y los puedes utilizar tan seguido como te sientas a gusto. No hay una frecuencia recomendada, simplemente la que te haga sentir bien, ¡esa es la correcta para ti!

MÁS: 6 parejas del zodiaco que se darán el mejor sexo de su vida

Los beneficios más comunes de utilizar este tipo de lencería es que te sientes más guapa, atrevida y sensual. Además que, poco a poco, te vas a ir sintiendo más cómoda con tu cuerpo y con tu sexualidad.