Stealthing: la peligrosa agresión sexual que pone en riesgo a las mujeres sin que lo sepan

Es una conducta masculina a la que ellos le bajan el perfil, mientras que nosotras lo relacionamos directamente con una violación.

Por: Carla Ingus M.

Imagina un encuentro sexual casual; puede ser un momento en el que poco se piensa y más se actúa pero…, hay un elemento que difícilmente se nos olvidará: el uso de preservativo. Las mujeres lo llevamos en la cartera para evitar los descuidos, y así evitar que tras una acalorada cita la mañana siguiente no esté llena de miedos, no sólo de haber quedado embarazada sino de la serie de enfermedades que podríamos contagiarnos, entre ellas, el temido VIH. El uso del condón pasó a ser una de las enseñanzas básicas que los padres le transmiten a los hijos desde a lo menos una generación, y si bien el uso no es generalizado, todos entienden que el preservativo no sólo es la vía de protección de maternidades o paternidades no deseadas, sino también de la salud, de tener una vida sexual sin fantasmas en la cabeza.

Pues bien. Cuando pensábamos que era una conducta adquirida por la gran mayoría, las nuevas tendencias vuelven a sorprendernos ¿Sabes lo que es el Stealthing?

Es una tendencia (que se traduce como "sigilosamente" o "secretamente" en español) que consiste en que poco antes de eyacular, los hombres se sacan el condón sin el consentimiento de la mujer con la que están teniendo sexo. ¿Qué? Sí, tal cual lo lees.

Lo más increíble es que es una conducta que va en aumento, según un estudio publicado en el Columbia Journal of Gender and Law, la revista de la Universidad de Columbia de Género y Derecho. En éste su autora, la investigadora de Yale, Alexandra Brodsky, no se va con rodeos y dice que debe considerarse una forma de agresión sexual, que podría violar varias leyes civiles y penales.

¿Cómo? ¿Por qué?
Echemos a volar la imaginación y pensemos en que somos hombres. ¿Por qué querrías quitarte el condón? "Porque es como hacer cariño con guantes", respuesta cliché que podría decir alguien. Ok. ¿Por qué querrías quitarte el condón sin decirle a la otra persona? Básicamente porque saben que se encontrarán con un NO rotundo.

En algunos foros de la web, quienes aseguran haber realizado Stealthing se defienden diciendo –no sabemos si en serio o en broma– "que tienen que difundir su semilla". Sí, así de egocéntricos. Mientras que en otras páginas surgen respuestas del tipo "no quiero engendrar hijos, ni tampoco contraer enfermedades, sólo tener placer, y si eso significa lo anterior, asumo el riesgo". Sin contarle a la otra persona, claro está.

Los riesgos son conocidos; sin embargo, en esta tendencia sólo uno de los involucrados sabe que los está corriendo, mientras que la otra permanece en la más absoluta ignorancia.

¿Es una violación?
El estudio realizado por Brosdky tiene un objetivo claro: que estos hechos sean condenados y catalogados como lo que, en su opinión, son: una violación. El único precedente al respecto es un caso en Suiza, donde un tribunal condenó por violación a un hombre que se quitó el condón sin decírselo a su compañera. "Hay muchos jueces que no saben que esto ocurre de verdad. Me gustaría que hubiese una ley dedicada a condenar estos actos, ya que aunque no sea violación, las víctimas se sienten así", declaró Brosdky.
Hay quienes se sienten molestos con darle nombre a esta tendencia, porque de alguna manera es bajarle el perfil. En un artículo realizado por la BBC, Katie Russell, de la ONG Rape Crisis, señala que "siempre me sorprende cuando le ponen nombres como éste a cosas que efectivamente son sólo otra forma de asalto sexual". Agrega que "si alguien da su consentimiento a un acto sexual específico, con el uso de anticonceptivo, y cambian los términos de ese acuerdo en medio del acto, eso es una ofensa sexual".

"La mujer está de acuerdo consensualmente con el coito protegido, ella no ha accedido a relaciones sexuales sin protección. Saboteando el condón, abre la posibilidad de abuso, pues ella está en riesgo de ITS y embarazo. Sabotear el acto sexual pone en riesgo tanto a la víctima como a quien realiza el Stealthing, no sólo de enfermedades de transmisión sexual como el VIH, hepatitis, gonorrea o clamidia, sino también de embarazo. Además, las ITS tienen consecuencias de largo alcance, no se limitan sólo a la infertilidad y al dolor pélvico crónico", dice el doctor Mychael Krychman, director del California Center for Sexual Health and Survivorship Medicine.

Hay quienes aseguran que esta práctica es el nuevo "muelle", un juego en que adolescentes se ponen en círculo sin ropa interior y mientras ellos tienen una erección ellas se sientan encima… En este juego el que eyacula pierde, pero la realidad es que no sólo el que eyacula es el que de verdad pierde, ¿no?

Si fuiste víctima de Stealthing y te diste cuenta, es un tema que deberás enfrentar rápidamente con la persona involucrada. Y no sólo eso; también asumir cuál es el real efecto emocional que tuvo en ti. Por ahora las mujeres debemos estar más alertas que nunca.